Demanda en los juzgados contra Sandra Ortega por despido improcedente de su “número dos”

Tras veinte años al frente de Rosp Corunna, José Leyte libra en un juzgado de lo Social de A Coruña un litigio laboral contra la hija de Amancio Ortega a causa de su cese, para el que se alegó “pérdida de confianza”

José Leyte, en el centro, en una foto del anterior patronato de la Fundación Paideia, la obra social de Sandra Ortega. Foto: Fundación Paideia

José Leyte, en el centro, en una foto del anterior patronato de la Fundación Paideia, la obra social de Sandra Ortega. Foto: Fundación Paideia

La abrupta salida de José Leyte Verdejo de Rosp Corunna tiene una parada en los juzgados. Quien fue responsable durante veinte años de la “family office” de Rosalía Mera, primero, y de su hija Sandra Ortega, después, ha demandado a la compañía por entender que el suyo ha sido un despido improcedente.  

El caso se dirime en el Juzgado de lo Social número uno de A Coruña, instancia a la que acudió Leyte al no estar de acuerdo con los motivos alegados en su carta de despido, que darían lugar a un finiquito con el que no estaría conforme debido a las características de su relación laboral. Tras su cese, Leyte no habría percibido hasta la fecha cantidad alguna de Rosp Corunna. Dentro del proceso, adelantado por El Confidencial, ya se ha celebrado la vista en el juzgado de lo Social coruñés. 

El proceso en el juzgado 

Leyte fue cesado de su cargo de “número dos” de Rosp Corunna a finales de noviembre de 2020. Como adelantó Economía Digital Galicia, el motivo alegado por la primogénita de Amancio Ortega fue “pérdida de confianza”. Y sobre ese aspecto gravita, precisamente, el proceso judicial, según fuentes relacionadas con el caso. 

El equipo de Sandra Ortega, que ha contratado los servicios de Garrigues, mantiene que esa pérdida de confianza está contemplada como causa de cese en la relación laboral que Rosp Corunna mantenía con Leyte, que a su juicio era de alta dirección y con una indemnización fijada por contrato. La posición del ejecutivo cesado pasaría por reclamar un despido improcedente al interpretar que se trata de una relación ordinaria, y no de alta dirección. De ser así, el supuesto de pérdida de confianza no encajaría en las causas de despido objetivo.  

La clave de la relación contractual 

De acuerdo con fuentes del proceso, donde el equipo jurídico de Sandra Ortega alega gran autonomía y capacidad de decisión de Leyte para justificar la relación contractual de alta dirección, los abogados del ejecutivo ven poco margen de maniobra en solitario en el día a día para ejercer sus funciones en el organigrama de Rosp Corunna. 

La “family office” de Sandra Ortega detenta un 5% del capital de Inditex, de la que la hija mayor del fundador es su segundo accionista.  Es su principal activo, junto a compañías como Pharma Mar o Room Mate, apuesta fallida de Rosp Corunna que según diversas fuentes habría desatado las desavenencias entre propietaria y directivo. Lo cierto es que la relación de Leyte con Rosalía Mera, pese a su carácter y determinación, no tuvo continuidad con Sandra Ortega, más reservada que su madre.  

Una auditoría ‘forensic’ de KPMG 

El titular del Juzgado de lo Social número uno de A Coruña debe pronunciarse ahora sobre el despido de Leyte, y valorar una de las pruebas periciales aportadas por el equipo de Sandra Ortega, según consta en los documentos del propio juzgado. Se trata de una auditoría forensic encargada a KPMG para demostrar la vinculación y el poder de decisión de Leyte en la gestión de Rosp, para reforzar la tesis de su vínculo de alta dirección. 

Desde su salida, el cese de José Leyte se vinculó con determinadas inversiones fallidas realizadas en los últimos años por Rosp Corunna. Entre ellas destaca la apuesta por Room Mate, la cadena hotelera de Kike Sarasola, de la que Sandra Ortega es segunda accionista.