EiDF acaricia los 1.000 millones de valor en bolsa, casi tanto como Pharma Mar

La compañía ha anunciado la compra de dos parques solares en Castilla-La Mancha en la antesala de la junta general en la que aprobará su salto al mercado continuo

EiDF

Fernando Romero, EiDF Solar, durante su intervención en el estreno de la compañía en el MAB

EiDF Solar redobla su expansión. La compañía con sede en el municipio pontevedrés de Barro ha cerrado la adquisición de dos proyectos en estado de tramitación avanzada que suman 102 megavatios (MW) de potencia en Castilla-La Mancha. La firma que capitanea Fernando Romero ha informado de la operación al BME Growth, índice que previsiblemente abandonará el mes que viene.

Y es que EiDF Solar ha convocado una junta general extraordinaria de accionistas que tendrá como punto principal del día la exclusión de las acciones de este selectivo para pasar a hacerlo en el Sistema de Interconexión Bursátil Español (SIBE).

En el caso de salir adelante la propuesta, la empresa engrosaría una delegación gallega que actualmente conforman Inditex, Adolfo Domínguez, Ecoener, Grupo San José y Pescanova SA. También con Pharma Mar, empresa esta última de origen gallego y que cotiza en el Ibex 35 con un valor de mercado de 1.140 millones de euros, una cifra ligeramente superior a los 986 millones que presenta EiDF Solar.

Así son las compras de EiDF

Los dos proyectos de los que EiDF Solar toma el control se encuentran en fase de tramitación avanzada, disponen de terrenos firmados para su implantación, permiso de acceso y conexión concedido por REE, así como autorización administrativa en curso, así como trámite ambiental.

La compra se ha realizado en formato AS-IS, encargándose el equipo de Generación de EiDF de la tramitación restante desde su estado actual hasta la obtención del estado ready to build (RTB), previsto para finales de 2023. En paralelo, la firma gallega ha sellado también el contrato de reserva de otros dos proyectos ubicados en Castilla y León, que suman 150 megavatios de potencia conjunta, también conectados a la red de transporte, que eleva a 2.459 el pipeline de una compañía que realizará un split como paso previo a su salto al mercado continuo.

De esta forma, cada acción se desdoblará en cuatro nuevas, un movimiento que reducirá su valor unitario y promoverá un repunte en los volúmenes de contratación.