El boom de Novavax: de números rojos a ganar más de 1.400 millones con la vacuna de Zendal

La compañía americana se dispara en bolsa ante las previsiones de los analistas, que apuntan a un beneficio de casi 1.400 millones este 2021 gracias a la vacuna que fabrica Zendal

La americana Novavax tiene en estudio en cuatro territorios una vacuna contra el Covid que, en zona comunitaria, será producida por la gallega Zendal

La americana Novavax tiene en estudio en cuatro territorios una vacuna contra el Covid que, en zona comunitaria, será producida por la gallega Zendal

La vacuna made in Galicia dispara a Novavax. La compañía estadounidense da un giro de 180 grados con los viales que fabricará en la planta del Grupo Zendal en O Porriño para su distribución en la Unión Europea (UE). Sus acciones se encaraman ahora por encima de los 300 dólares tras coronar una escalada que inició desde el nivel de los 4 dólares a finales de 2019 y que le llevó a cerrar el año pasado en los 111,5 dólares al calor de las expectativas de los inversores sobre su antídoto contra el coronavirus.

Y es que los analistas que siguen a la compañía vaticinan que la vacuna que fabricará Biofabri (filial del Grupo Zendal) permitirá que la Novavax se dispare en su cuenta de resultados. La compañía cerró el año 2019 con unos ingresos de 18,7 millones de dólares y se espera que, tras un 2020 marcado por sus gastos en investigación y desarrollo de la vacuna, culmine 2021 con una cifra de negocios récord de 4.040 millones de dólares.

Beneficios al nivel de Inditex (por un año)

De cumplirse las estimaciones del consenso de mercado, la compañía norteamericana habrá logrado multiplicar por 20 su facturación en apenas dos años y, además, dejará atrás los números rojos de 2019 (perdió 133 millones de dólares) para hacerse con unos beneficios de 1.693 millones de dólares (unos 1.395 millones de euros al cambio actual). Estas cifras son incluso superiores a los 1.350 millones de euros que los analistas estiman que Inditex ha ganado en un 2020 marcado por la pandemia.

Novavax aprovechará el tirón de su vacuna también en un 2022 para el que los analistas vaticinan unos ingresos de 1.337 millones de dólares y unos beneficios de 493 millones que permitirán compensar con creces los números rojos de calado que la compañía ha firmado en los últimos años, 2020 incluido.

Y es que las cuentas trimestrales del socio de Zendal al término de los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal revelaban unas pérdidas de 241 millones de dólares, más del doble que los 101 millones que se había dejado en el mismo periodo del año anterior. Buena parte de esta situación se explica por lo abultado de su factura en gastos de investigación y desarrollo (I+D). Solo a esta partida dedicó 345 millones de dólares en los nueve primeros meses del año. Esta cifra multiplica por cuatro a los 84,5 millones de euros invertidos en el mismo periodo del año anterior y ya por sí sola supera a una facturación que también se dispara, al pasar de 9,9 a 196 millones de dólares.

La hoja de ruta con la vacuna

Las expectativas en torno a su vacuna, que ha arrojado una eficacia del 89,3% en el ensayo clínico de fase III realizado en Reino Unido, han provocado también una avalancha de ayudas públicas que han dado aire a su balance y su cuenta de resultados en el 2020 de su gran estirón. Según revela en su última presentación de resultados, el gobierno de Estados Unidos ha ofrecido financiación por valor de 1.600 millones de dólares por su programa Operación Velocidad de la Luz, a los que se suman otros 400 millones de dólares procedentes de la Coalición para la Promoción de Innovaciones para la Preparación ante Epidemias (CEPI).

El objetivo de estas rondas de financiación es el blindaje de una vacuna que está previsto que se apruebe en la Unión Europea entre los meses de marzo y abril. La Comisión Europea ya adelantó la semana pasada su decisión de abonar 416 millones de dólares tanto a la farmacéutica Valneva como a Novavax para comprar 60 y 200 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de ambas con el objetivo de paliar la escasez de antígenos con los que se está encontrando en estos momentos en el mercado y avanzar en la inmunización de la población.