El patrimonio de las sicavs de los ricos gallegos crece en plena pandemia

A pesar de que, a cierre de 2020, muchas fortunas optaron por desmantelar sus sicavs ante una subida de impuestos, las de Sandra Ortega, Fernández Somoza o Rodríguez Cebrián aumentaron su patrimonio por encima del 5%

El patrimonio de las sicavs de los ricos gallegos crece en plena pandemia

Las sociedades de inversión de capital variable a través de las que las grandes fortunas canalizan parte de su patrimonio no tuvieron un buen año en 2020. Las sicavs, de forma general, perdieron patrimonio, accionistas y su número se redujo en un 6% (se liquidaron 154 sociedades). El golpe pandémico y el temor a una regulación más severa por parte del Gobierno fueron cruciales. Sin embargo, a los ricos gallegos no les ha ido tan mal. Según los datos recientemente remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), varios de los grandes capitales de la comunidad que poseen sicavs acabaron el año viendo como el patrimonio de las mismas se elevaba por encima del 5%. Así fue en el caso de las sociedades de inversión de Sandra Ortega, Luis Fernández Somoza, Josefa Ortega o Juan Carlos Rodríguez Cebrián.

Soandres de Activos, la sicav de Sandra Ortega, cerró el segundo semestre del año pasado con un patrimonio de 322,89 millones de euros frente a los 307,5 que presentaba a cierre de 2019, con lo que se anotó una rentabilidad positiva del 5%, lejos, no obstante, del crecimiento del 8% que experimentó el ejercicio precedente. El primer trimestre del año, marcado por la irrupción del Covid y la caída de los mercados debido al confinamiento, fue el más duro: su patrimonio se derrumbó un 6,64%.

Las gestoras, pendientes de las vacunas

Gestionada por JP Morgan, los administradores de Soandres evidencian en su comunicación a la CNMV la recuperación de este vehículo de inversión en la segunda mitad del año. “El tercer trimestre enfatizó los beneficios de la diversificación geográfica. Las acciones asiáticas obtuvieron un rendimiento superior al 10% y son la región de renta variable con mejor rendimiento hasta la fecha, con beneficios por encima del 5%”, apunta. En el cuarto trimestre, “los mercados de renta variable siguieron repuntando por tercer trimestre consecutivo y obtuvieron resultados muy superiores a los de la renta fija. El resultado de las elecciones en Estados Unidos y las noticias positivas sobre las vacunas Covid-19 ayudaron a que se recuperaran los segmentos más cíclicos del mercado”. Las acciones de value (inversiones en empresas maduras con consumos no temporales, como alimentación, farmacéuticas o energía) aumentaron un 16% y firmaron su mejor trimestre desde 2009. “Y aún más espectacular fue el desempeño de las empresas de pequeña capitalización, que obtuvieron beneficios del 24%”, destacan los gestores de Soandres, que apuestan por mantener una política de inversión “conservadora” en los próximos meses, “centrada en activos de crédito y de renta variable growth de mayor calidad”.

Sobre las perspectivas para este 2021, las grandes fortunas tienen claro que todo dependerá de la rapidez de las vacunas. “El primer trimestre posiblemente continúe suponiendo un desafío para la economía mundial. Es probable que datos económicos decepcionantes coincidan con las continuas restricciones relacionadas con la pandemia. Hasta ahora, el mercado ha estado dispuesto en general a analizar la debilidad a corto plazo gracias a las noticias sobre vacunas y las medidas de apoyo a las políticas, pero cualquier decepción en el frente de las vacunas podría conducir a una mayor volatilidad del mercado”, advierte Soandres en su comunicación semestral.

Fernández Somoza

El comportamiento de la sicav de Sandra Ortega, la primera fortuna femenina de España, no es única. Guntín y Currelos, las sociedades de capital variable de Luis Fernández Somozahabitual de la lista Forbes y exdueño de la histórica Transportes Azkar— también aumentaron patrimonio el año de la pandemia.

Gestionadas ambas por Santander Private Banking Gestion, Guntín acabó el año con un patrimonio de 125,8 millones de euros, un 5,83% más con respecto a 2019, mientras que Currelos creció un 5,63% hasta los 69,84 millones de euros.

De Rodríguez Cebrián a Dolores Ortega

Durante el primer trimestre del pasado año, el matrimonio formado por el exdirector general de Inditex, Juan Carlos Rodríguez Cebrián, y Dolores Ortega, empresaria y sobrina del fundador de la multinacional textil, procedieron a liquidar la sicav Río Nora. Sin embargo, y a pesar del golpe que supuso la primera ola de la pandemia en estas sociedades de inversión, sus otras dos sicavs, Silleiro y Viveiro de Inversiones también cerraron el 2020 con su patrimonio al alza. La primera escaló un 5,29% hasta los 15,74 millones de euros mientras que la segunda lo hizo un 5,46%, hasta los 20,3 millones (la rentabilidad, no obstante, sigue siendo muy inferior a la firmada en 2019, cuando su patrimonio aumentó en un 19%).

Jogami, la sicav de la que Josefa Ortega (la hermana de Amancio Ortega) es accionista, tuvo un comportamiento en la misma línea. Gestionada por UBS pasó de tener un patrimonio de 8,145 millones a finales de 2019 a 8,674 a cierre del último semestre de 2020, un 5,4% más.

Castellano se suma a las liquidaciones de sicavs

Por el contrario, José María Castellano, quien fuera vicepresidente de Inditex y presidente de Novagalicia Banco, liquidó a finales del año pasado su sicav Carivega, que cerró el mes de septiembre con un patrimonio de 5,9 millones tras acumular una rentabilidad negativa del -3,74% en 2020 y tras una retirada de capital por valor de 2,1 millones.

Este movimiento se produce dentro del proceso de liquidación de sicavs experimentado el año pasado, que se aceleró tras la decisión de Hacienda de incluir en la ley antifraude que estas sociedades solo podrán tributar al 1% cuando los cien socios que las componen hayan invertido al menos 2.500 euros. De no ser así, tendrán que cotizar al 25% del tipo general del impuesto sobre sociedades.