El portazo de Endesa a As Pontes: un plan inversor que multiplica por cuatro las renovables

La empresa energética adelanta a 2030 su plan de inversiones, que se eleva a 31.000 millones y que prioriza las renovables para abandonar el carbón y el gas

Central de ciclo combinado de Endesa en As Pontes / Endesa

Central de ciclo combinado de Endesa en As Pontes / Endesa

La eléctrica Endesa adelantará a 2030 su plan inversor que multiplica por cuatro la producción de fuentes renovables de energía. La estrategia se enmarca en el trayecto hacia las cero emisiones que fijó Enel para 2040, acelerando el abandono del carbón y el gas y sustituyéndolo por inversiones verdes. Este camino deja atrás a la central térmica de As Pontes, ahora reactivada por la crisis energética, y también el ciclo combinado de la localidad coruñesa, que se cerrará o venderá una vez la compañía dé carpetazo al gas.

El ‘megaplán’ de la empresa prevé unas inversiones de 31.000 millones de euros, lo que representa un incremento del 22% con respecto a la cifra estimada el año pasado. Así, de esta apuesta inversora de la energética, el 40% irá a aumentar el parque generador renovable, hasta alcanzar 24.000 megavatios (MW), es decir 16.000 MW adicionales a los operativos a cierre de 2020. Con ello, la producción con fuentes limpias se multiplicará por cuatro, hasta 48 teravatios/hora, y la proporción de generación peninsular libre de emisiones alcanzará el 95%.

Otro 40% irá destinado a la red de distribución, con 12.000 millones de euros, lo que elevará la base de activos regulados desde los 11.700 millones a los 13.000 millones a final de 2030. El número de usuarios finales de la red de Endesa previsto se elevará así un 6%, hasta 13,1 millones, desde 11,7 millones a cierre de este año.

Será 100% renovable en 2040

En línea con el anuncio realizado ayer por su matriz Enel, Endesa adelantará a 2040 el final de toda su producción eléctrica a partir de tecnologías emisoras, lo que la convertirá en una compañía con el 100% de su producción ligada a fuentes renovables, y abandonará la comercialización de gas a todo tipo de clientes. La salida del negocio del carbón, tal y como ya anunció el grupo hace un año, será en 2027.

Esto pondrá punto y final a la actividad de la térmica de As Pontes, que quedará pendiente de los desarrollos de energía renovable que realice el grupo en la localidad y del centro logístico y de operaciones que anunció la compañía para su divisió de energía eólica.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, consideró que con esta actualización del plan estratégico, acompañado de una renovada visión a 2030 y un nuevo hito clave como es la completa descarbonización en 2040, el grupo «quiere mantener su liderazgo en el mercado ibérico sobre la base de unos activos de primer nivel y una exitosa gestión como empresa verticalmente integrada».