Emalcsa nada en la abundancia: más de 6 millones en caja y casi 20 en fondos de inversión 

La empresa municipal de aguas de A Coruña, que contrajo sus beneficios hasta los dos millones en 2021, señala que las inversiones financieras a corto plazo de 19,4 millones son "colocaciones en diversos fondos de inversión de alta liquidez y bajas volatilidades en diversas entidades"

Sede de Emalcsa en A Coruña

Sede de Emalcsa en A Coruña. EMALCSA

Emalcsa se ha convertido en una máquina bien engrasada, con beneficios constantes. Y también en un refugio de liquidez. La empresa municipal que gestiona el abastecimiento de agua de A Coruña mantiene invariable su cifra de negocio: 30,2 millones de ingresos al cierre de 2021, con 20 millones por ventas y algo más de 10 millones por prestación de servicios. Su beneficio, aunque se contrae, está por encima de los dos millones de euros.  

Más allá de su cuenta de resultados, es el balance lo que permite concluir que Emalcsa nada en algo muy parecido a la abundancia. En síntesis, la compañía pública tiene 19,4 millones de euros en inversiones financieras a corto plazo, básicamente fondos de inversión, y otros 6,4 millones en efectivo; es decir, en caja. Esa es la foto fija que corresponde al cierre del año pasado, con algún cambio sustancial, ya que la compañía sumaba un año antes 24 millones en inversiones a corto, mientras que mantenía una caja inferior, de 4,6 millones.  

Posiciones de liquidez 

Esas inversiones forman parte de su activo corriente. La compañía explica en la memoria que se trata de “colocaciones en diversos fondos de inversión de alta liquidez y bajas volatilidades, por importe de 19,4 millones de euros en diversas entidades”. En total el activo de Emalcsa asciende a 126,5 millones de euros, en el que sobresale un inmovilizado material (terrenos, construcciones e instalaciones) de 68,4 millones de euros. 

Sobresale todavía más la posición de liquidez de Emalcsa si se repasa su pasivo, ya que la compañía municipal de aguas tiene una deuda a largo plazo de 11,7 millones de euros, sobre todo bancaria, con un endeudamiento a corto que no llega a los 1,5 millones. El año pasado, la rebaja del endeudamiento de Emalcsa vino por el lado de otros pasivos financieros, que se recortaron en casi tres millones, sin que la compañía ni sus auditores, BS Audit, ofrezcan más detalles y expliquen el porqué. 

La estructura de las inversiones financieras de Emalcsa también ha cambiado en un año. En 2020, la compañía declaraba imposiciones a plazo por importe de 19,2 millones en Bankinter, con vencimiento en enero de 2021. Ese mismo año, los títulos representativos de deuda, las otras inversiones financieras, sumaban otros cinco millones. 

Gestión de impagos 

La sociedad dominante del grupo consolidado de Emalcsa apenas ha realizado correcciones valorativas por deterioro de créditos por operaciones comerciales durante el año pasado, unos 84.211 euros, cuando en 2020 habían ascendido a 600.252 euros. 

En total, los créditos impagados de antigüedad superior a 6 meses provisionados ascendieron a 383.363 euros (636.837 euros en 2020) y las pérdidas por insolvencias definitivas tampoco fueron significativas. Tampoco las reversiones del deterioro originado por cobros durante 2021 de saldos pendientes que la sociedad había provisionado en ejercicios anteriores fueron relevantes. En síntesis, Emalcsa apenas tiene morosos o impagados.