Ferroatlántica, en busca de contratos de energía para digerir su ERTE en toda España

Según reconoció su CEO a nivel mundial, Ferroglobe llevaría meses buscando acuerdos de PPA que poder poner en marcha en enero del próximo año para rebajar su factura eléctrica

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el vicepresidente primero, Francisco Conde, en la fábrica de Ferroatlántica en Sabón junto a Javier López Madrid, yerno de Villar Mir y primer ejecutivo de Ferroglobe

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el vicepresidente primero, Francisco Conde, en la fábrica de Ferroatlántica en Sabón junto a Javier López Madrid, yerno de Villar Mir y primer ejecutivo de Ferroglobe

Ferroglobe, la dueña de Ferroatlántica, activa la maquinaria para poner en marcha un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará a sus tres plantas en España: la de Sabón, en Arteixo, la de Boo, en Cantabria, y de la Monzón, en Aragón. De momento poco se sabe del grado de afectación a la plantilla, es decir, de si supondrá un cese total o parcial de actividad. Sólo que la intención del grupo industrial es alcanzar un acuerdo con los sindicatos para que tenga una vigencia hasta finales de 2024.

La compañía ha señalado directamente los precios eléctricos como los causantes de esta medida. «La grave situación del mercado energético, con altos precios de energía impactando especialmente a la industria electrointensiva en España, ha venido afectando a las producciones de las tres fábricas desde el pasado mes de agosto. Estas circunstancias ya obligaron a reducir su actividad al mínimo a la espera de una mejora en los precios de energía que devolviera la competitividad a sus fábricas», indicó Ferroglobe en un comunicado.

Y, ahora, de igual forma que Alcoa, que tiene en parada hasta 2024 su planta de aluminio primario en San Cibrao, la compañía que cotiza en la bolsa de Nueva York apuesta por los PPA´s o contratos de energía a largo plazo, como salida para poder minimizar el impacto de las medidas de ajuste. La compañía estaría negociando estos acuerdos con energéticas desde hace meses.

Fuentes sindicales confirman a Economía Digital Galicia que, según la compañía, la busca de estos acuerdos es fundamental para poder reducir la factura energética y apuntalar su supervivencia. Lo apuntó ya el pasado verano el CEO de Ferroglobe, Marco Levi, en una presentación ante analistas tras dar a conocer sus resultados semestrales.

«Hojas de términos sobre la mesa»

Con respecto a la situación en España durante su segundo trimestre fiscal, Levi indicó que “tuvimos un costo de 209 dólares por megavatio frente a los 252 del primer trimestre”. A pesar de la bajada, el ejecutivo indicó que las medidas tomadas por el Gobierno de Pedro Sánchez para limitar el precio del gas entre los 40 y 50 euros “no fueron efectivas”. “Esto significa que se redujo ligeramente nuestro coste de energía, pero el que tuvimos ayer estuvo por encima de los 300 euros el megavatio/hora en España”, indicó en aquella altura. “Eso quiere decir que las medidas que se han tomado no han sido efectivas”, añadió.

En este punto, indicó que la compañía “trabaja arduamente para tener PPA´s vigentes a partir de enero de 2023” y reconoció que ya había conversaciones. “Tenemos hojas de términos sobre la mesa que están en negociación, pero aún no hemos alcanzado ningún acuerdo para el pago de PPA´s”, explicó.

ERTE tras rescate de la SEPI

Ferroglobe toma la decisión de activar este ERTE en todos sus centros productivos en España tras haber recibido este año un rescate por parte del Gobierno vía SEPI de 34,5 millones de euros. La inyección, concedida a empresas especialmente afectadas por la pandemia, se estructura como un préstamo participativo de de 17,6 millones y otro ordinario de 16,9 millones.

Esta ayuda, al menos en teoría, lleva aparejadas una serie de condiciones. La adopción de medidas laborales que afecten sustancialmente a los términos del plan de viabilidad serían motivo de incumplimiento.

Por otro lado, las plantas de Ferroatlántica también acaban de ver cómo el Ministerio de Industria aprueba ayudas para la compensación de emisiones de CO2. Atendiendo a su actividad durante el pasado año, los de Reyes Maroto han aprobado, de forma provisional, un montante de 3,2 millones de euros para la factoría de Sabón; otro de 2,7 millones para la de Boo y una tercera subvención de 1,15 millones para la zaragozana del Cinca.