Iberdrola lidera la apuesta por la eólica marina en España con sus megaparques en Galicia

La compañía de Sánchez Galán ha presentado recientemente a Transición Ecológica tres proyectos de eólica marina que suman 1.218 megavatios

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. EFE

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. EFE

La proliferación de proyectos de eólica marina está generando un considerable debate en el territorio español. De momento, el Ministerio para la Transición Ecológica ha decidido suspender la presentación de nuevos proyectos en aguas territoriales, entre los que destacan, por su envergadura, las apuestas lanzadas por Iberdrola. Así se refleja en una disposición adicional del real decreto por el que se adoptan medidas urgentes en materia de energía. Explica el departamento de Teresa Ribera que “a la luz de la nueva ordenación del espacio marítimo actualmente en tramitación, y en el marco que establezca la futura Hoja de Ruta para el desarrollo de la Eólica Marina y las Energías del Mar en España, actualmente en elaboración, se hace necesario (…) no admitir nuevas solicitudes de autorización administrativa y de reserva de zona en el mar territorial hasta el desarrollo del nuevo marco que ajuste el procedimiento actual a la ordenación del espacio marítimo que resulte de la tramitación de los Planes de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM) y el contenido de la Hoja de Ruta”.

El mismo documento indica que “a la luz de la nueva normativa de ordenación del espacio marítimo resulta necesario realizar una reforma estructural de la normativa para la tramitación de instalaciones de generación de energía eólica marina, que tenga igualmente en cuenta la evolución del marco retributivo de las energías renovables y los avances tecnológicos”. Explica el ministerio que “actualmente, se han registrado solicitudes de reserva de zona por más de 13GW por lo que, mientras se desarrolla dicha normativa es necesario evitar que las expectativas de este cambio normativo provoquen un incremento exponencial de las solicitudes, con la consiguiente inseguridad jurídica”.

De momento, y en base a los documentos que se han ido presentado ante el propio Ministerio de Transición Ecológica, destaca en el conjunto de España la apuesta por la energía eólica marina de Iberdrola, la compañía de Ignacio Sánchez Galán. En los últimos tiempos ha iniciado trámites para desarrollar tres proyectos, dos en Galicia y uno en las Islas Canarias, que suman más de 1.200 megavatios.

La apuesta de Iberdrola: 1.200 MW

Tal y como informó este medio, en Galicia, Iberdrola proyecta dos parques eólicos marinos ubicados a menos de 14 kilómetros (unas 8,6 millas náuticas) de la costa. La intención del grupo energético es que el parque eólico denominado de San Cibrao se ubique “a unos 13,5 kilómetros de la costa comprendida entre Cabo Ortegal y Estaca de Bares”, mientras que el de San Brandán se situará “a unos 12 kilómetros de la costa comprendida entre el municipio de Cedeira y el de Cariño”. Dotados en conjunto de 70 aerogeneradores, estos parques, de salir adelante finalmente el proyecto, sumarían cada uno 490 megavatios de potencia, más que otros parques propuestos por compañías del sector, por ejemplo, en las Canarias, otra de las grandes zonas eólicas del Estado.

De hecho, al margen de en Galicia, Iberdrola también ha iniciado trámites para otro parque eólico marino flotante en el sureste de la isla de Gran Canaria. En este caso, el proyecto denominado San Borondón sumaría 238 megavatios, según la información remitida al ministerio. El parque en trámite estaría formado por 17 aerogeneradores de 14 megavatios, montados sobre cimentaciones flotantes en profundidades que varían entre los 40 y los 200 metros. Iberdrola prevé “la posible incorporación de una planta piloto de 50 MW en el arranque de proyecto. Posteriormente se incrementaría la potencia instalada en aproximadamente 188 MW adicionales para llegar a la capacidad total de 238 MW”.

Proyectos canarios

Así, Iberdrola parece, de momento, la compañía que más fuerte ha apostado en los recientes proyectos presentados de eólica marina. La envergadura de sus proyectos en Galicia, que ya han recibido críticas de cofradías y partidos políticos, desde el BNG a la Marea Atlántica, es superior a la de otros presentados recientemente. Destaca por ejemplo, también en las Islas Canarias, los dos proyectos presentados ante Transición Ecológica por la sociedad Canarrays, de la compañía española EnerOcean. Ubicados frente a la costa de San Bartolomé de Tirajana suman un total de 180 megavatios.

La noruega Equinor también ha presentado para su tramitación ambiental el proyecto Floating OffShore Wind Canarias, que suma 225 megavatios y estaría ubicado al sureste de la isla de Gran Canaria, del mismo modo que ACS proyecta hasta cuatro proyectos distintos de eólica marina (Alisio, Cabildo, Sahariano y Colombino) de casi 200 megavatios en Santa Lucía de Tirajana. La gallega Greenalia, a su vez, planea hasta cinco parques que sumarían 250 megavatios (50 cada uno).

Cataluña

En Cataluña destaca también el proyecto del parque eólico marino flotante Tramuntana, impulsado por Bluefloat Energy y Sener Renewable Investments, que proyecta un gigantesco parque situado frente a la costa sur del Golfo de Roses y la bahía de Pals.

“El objetivo del proyecto es incorporar al sistema de generación eléctrica de Cataluña una capacidad total de alrededor de 1 GW en distintas fases. Se prevé una fase inicial con una potencia de 450 MW, con la posible incorporación de una planta piloto de 50 MW en el arranque de proyecto. Posteriormente se incrementaría la potencia instalada en aproximadamente 550- 600 MW adicionales”, indica en la documentación remitida al Ejecutivo.