A Inditex le suben el alquiler: los resultados récord disparan las rentas de sus tiendas ligadas a ventas

Con una cifra de negocio que tocó techo, acercándose a los 36.000 millones, los contratos de arrendamiento de establecimientos denominados “variables” incrementaron su precio un 45% en un año

Vista del exterior de la tienda de Zara en Plaza España en Madrid en la que aparecen personas a la entrada de la tienda

Vista del exterior de la tienda de Zara en Plaza España en Madrid. EFE / Miguel Osés

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Inditex tocó techo en 2023. De nuevo, la multinacional de Amancio Ortega batió su propio récord, al anotarse un beneficio neto de 5.381 millones de euros y una cifra de negocio que rondó los 36.000 millones de euros. Los buenos resultados derivaron en el reparto de un dividendo récord, de 1,54 euros por acción, un 28% más, pero también en una subida de los precios que la cotizada paga por los alquileres de sus tiendas. Al menos, los establecimientos en los que la matriz de Zara tiene un contrato “variable”, en donde los pagos que realiza al casero dependen de los ingresos.

El año pasado, según indica en su memoria anual, Inditex se anotó un gasto en arrendamientos operativos, es decir en aquellos activos en los que el propietario transfiere el derecho de uso a cambio de un canon periódico que no implica un compromiso de compra, de 989 millones de euros, frente a los 859 del año precedente. En todo caso, los pagos anuales conjuntos por alquileres sobrepasan de largo los 2.000 millones. Por ejemplo, según el balance consolidado del grupo, los pagos por alquileres de renta fija llegaron el año pasado a los 1.733 millones de euros, frente a los 1.621 millones de 2022. La mayoría de estos gastos procede de sus establecimientos comerciales.

La renta variable se estira un 45%

Durante el ejercicio 2023, finalizado en febrero de este año, el grupo con sede en Arteixo cerró 123 tiendas, sumando un total de 5.682 puntos de venta, siendo el 20%, 1.103, franquicias gestionadas por terceros. En cualquier caso, la mayoría de sus establecimientos de gestión directa son alquilados y muchas de estas rentas están ligadas a las ventas conseguidas en el inmueble.

Lo indican de forma meridiana los administradores de la compañía en la memoria consultada por Economía Digital Galicia, en la que explican que “algunos de los arrendamientos de locales comerciales del grupo contienen condiciones de pago de renta variable que están vinculados a las ventas generadas en dichas tiendas, de tal forma que el pago por arrendamiento está vinculado al desarrollo de la tienda”. Durante el pasado ejercicio, en el que Inditex alcanzó récord de ventas, los pagos por renta variable en estos activos inmobiliarios ascendieron a 562 millones de euros frente a los 388 millones de 2022. Lo que es lo mismo, se incrementaron en casi un 45%.

Inditex registra en su balance unos pasivos por arrendamiento (pagos futuros relacionados con el alquiler) de 1.428 millones de euros a corto plazo y de 4.123 millones a largo plazo.

Cómo negocia Inditex los alquileres

Explican los administradores de Inditex en su memoria que el grupo tiene un “elevado número de contratos de arrendamiento” que llegan a los 6.000. Los principales claro, son los de las tiendas, pero también los hay de otra naturaleza como, por ejemplo, de instalaciones logísticas.

Los de Marta Ortega y Óscar García Maceiras apuestan por una negociación individualizada. “Los contratos son muy heterogéneos entre sí y las cláusulas pactadas dependen en gran medida del mercado, del formato comercial, del arrendador, de la localización concreta, de si están en centro comercial o en la calle”, explican, para resumir que “dependen, en gran medida, de cada ubicación y arrendador, si bien la política del grupo consiste en buscar siempre la máxima flexibilidad”.

Así, revela que además de los contratos de renta fija y variable, Inditex también recibe, en algunos casos, “incentivos por arrendamiento” o, lo que es lo mismo, “importes recibidos de los arrendadores promotores de centro comerciales o propietarios de locales comerciales como contraprestación para entrar en un contrato de arrendamiento”. “Corresponden fundamentalmente a importes para acondicionar los locales arrendados en su puesta en funcionamiento, es decir, aportaciones a obra”, añaden.

Comenta el artículo
Avatar

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp