Inditex recupera en bolsa todo lo perdido por la guerra en Ucrania y se distancia de Uniqlo y H&M

Las acciones de la multinacional gallega se han disparado un 17% en el último mes y medio, un periodo marcado por la venta de su red de tiendas en Rusia, y regresa en bolsa a su nivel previo a la invasión de Ucrania

Marta Ortega en la junta de accionistas de Inditex / EDG

Marta Ortega en la junta de accionistas de Inditex / EDG

Inditex entierra su crisis en bolsa por la guerra en Ucrania. Las acciones de la multinacional con sede en Arteixo acumulan una revalorización del 16,5% en el último mes y medio que ha permitido que la compañía recupera el trono del Ibex 35 por capitalización y que recupere todo el terreno perdido desde la invasión del país que preside Volodimir Zelenski.

Las acciones de la compañía que preside Marta Ortega habían cerrado la sesión del 24 de febrero (fecha en la que se consumó la invasión de Ucrania por parte de Rusia) a un precio de 23,66 euros. Desde ese nivel, los títulos llegaron a retroceder hasta los 19,71 euros a mediados de mayo, antes de emprender una remontada que ha llevado a Inditex a volver a encaramarse hasta los 24,46 euros.

De esta forma, la compañía fundada por Amancio Ortega ha recortado hasta el 10,5% sus pérdidas en lo que va de 2022 y ha dado el sorpasso a Iberdrola. La firma que preside Ignacio Sánchez Galán llegó a arrebatar el cetro del Ibex 35 a Inditex a mediados de año. Sin embargo, su capitalización bursátil se ha quedado estancada en los 66.897 millones de euros con los que despidió la sesión del jueves, una cifra que se queda lejos de los 76.233 millones registrados por Inditex.

Uniqlo y H&M, cara y cruz

Y es que la matriz de Zara es, junto a Fast Retailing (dueña de Uniqlo), el único gran grupo textil que ha logrado sobreponerse en bolsa al mazazo de un 2022 marcado por la invasión en Ucrania y la escalada de los costes. El conocido popularmente como el Zara japonés se ha aupado un 26,7% en el parqué en plena guerra, elevando al 23,4% su revalorización anual, lo que ha llevado su capitalización hasta los 55.950 millones de euros (a más de 20.000 millones de Inditex).

En la otra cara de la moneda, la sueca H&M continúa con su vía crucis en el parqué y ha retrocedido otro 28,6% desde el inicio de la invasión de Ucrania, lo que ha hecho descender su capitalización bursátil hasta los 18.150 millones de euros. Mismo camino han seguido los títulos de Associated British Foods. La matriz de Primark ha perdido desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania el 20,5% de su valor, que ahora ronda los 13.300 millones de euros.

Venta de su red de tiendas en Rusia

De esta forma, Inditex logra dar carpetazo por, partida doble, a la crisis por la guerra en Ucrania. Además de sobreponerse en bolsa, la compañía gallega logró desbloquear su situación en Rusia el mes pasado. La matriz de Zara anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a finales de octubre que había alcanzado un acuerdo inicial para la venta de su negocio en Rusia al grupo Daher. Se trata de un conglomerado emiratí dueño del centro comercial Dubai Mall y que cuenta entre sus participadas a Azadea, histórico socio Inditex en Oriente Próximo.

El movimiento “permitirá preservar una parte sustancial de los puestos de trabajo que mantenía el grupo Inditex en Rusia, al incluir la transferencia de la mayoría de los locales ocupados hasta ahora por sus tiendas”, según revelaba Inditex. Además, la compañía aclaraba que la provisión de 216 millones de euros efectuada en el primer semestre “cubre sustancialmente el impacto del cese de actividad del grupo.

El coste de salir de Rusia (mercado para el que deja la puerta abierta a volver bajo franquicia) ha sido apenas 26 millones de euros superior al de H&M (190 millones) pese a que esta última contaba con una red de tiendas tres veces menor (170 establecimientos frente a los más de 500 de Inditex).

El mercado ruso resultaba una pieza fundamental en las cuentas de Inditex. No en vano, el país que preside Vladimir Putin aportó alrededor del 8,5% del beneficio antes de impuestos del grupo al situarse en 240 millones de euros a lo largo de 2021. La cifra era prácticamente el triple respecto a los 86 millones cosechados en un 2020 marcado por el Covid-19 y superaba también a los 229 millones alcanzados en 2019. Tan solo otro mercado europeo superaba en rentabilidad a Rusia (aportó 409 millones al ebit)

Los beneficios antes de impuestos ascendieron en Rusia a 240 millones, casi tres veces más que los 86 millones obtenidos en 2020 y también superiores a los 229 millones de 2019. En todo el territorio europeo solo Suiza supera esta rentabilidad, con un resultado antes de impuestos de 409 millones, además de España, en donde se anotó 1.083 millones por este concepto.