Kaertor, Zendal, Lonza, Bioga… Este es el gran proyecto de descubrimiento de fármacos que impulsa Galicia

Mabel Loza junto al conselleiro de Economía, Francisco Conde, y el catedrático de Medicina Legal Ángel Carracedo

Mabel Loza junto al conselleiro de Economía, Francisco Conde, y el catedrático de Medicina Legal Ángel Carracedo

En plena tormenta por la virulencia del coronavirus, el presidente de la Xunta anunció tres proyectos “estratégicos” vinculados a la industria biotecnológica que optan a los fondos europeos por valor de 445 millones. Uno de ellos es el que promueve la Fundación Kaertor, con sede en Santiago, y que, en palabras de Alberto Núñez Feijóo, aspira a movilizar más de 78 millones de inversión solo en Galicia. Pero la iniciativa es más amplia. Participan industrias e instituciones de siete comunidades autónomas:  Andalucia, Castilla-La Mancha, Cataluña, Euskadi, Madrid y Comunidad Valenciana, además de Galicia. Y todavía sigue abierta a la participación de socios del resto de territorios.

“Se propone crear las sinergias que permitan cerrar el círculo del descubrimiento de fármacos en España con una nueva economía del proceso, más eficiente en tiempo y costes incorporando las nuevas tecnologías digitales y de Big Data. Todo ello para acortar los plazos de forma similar a como se ha hecho en las vacunas y los nuevos fármacos para la Covid-19 a nivel global”, explica Mabel Loza, codirectora de la Fundación Kaertor.

Dicho de otra manera, están construyendo un espacio integrado y conectado por las nuevas tecnologías entre instituciones públicas y empresas privadas para la producción, distribución y aplicación de fármacos que necesitan los pacientes. La catedrática de Farmacología lo explica así:

“El objetivo de la iniciativa estratégica española en descubrimiento de fármacos es circularizar todo el proceso desde los pacientes hasta la aplicación de los nuevos fármacos en esos pacientes, con una conexión público-privada permanente. Se inicia con el análisis de los resultados aplicables de la ciencia biomédica, utilizando los recursos de la supercomputación, y los desarrollos metodológicos más innovadores para avanzar de manera eficiente en el proceso de aplicación de estos resultados, combinando las habilidades y el conocimiento con los equipos y las infraestructuras automatizadas especializadas”.

De Innopharma a la Fundación Kaertor

La Fundación Kaertor ejerce como promotora de la iniciativa desde antes que el Covid-19 pusiera la investigación médica y farmacológica en primer plano. La institución nación al calor del proyecto Innopharma de la USC como una entidad pionera y de carácter global para la cooperación público-privada en el descubrimiento de fármacos. Al frente están el profesor Ángel Carracedo, catedrático de Medicina Legal de la USC y director de la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica, y la propia Mabel Loza. Ambos son miembros de un patronato en el que también está el lucense José Arnau, vicepresidente de Inditex e histórico directivo de confianza de Amancio Ortega.

“La Fundación Kaertor está promoviendo esta iniciativa estratégica en descubrimiento de fármacos en España ya desde antes de la pandemia, porque conocemos y, por ello, creemos en sus posibilidades. Se trata de integrar el sector de forma abierta e inclusiva y la forma en que se coordinen las diferentes actividades será asumida por los correspondientes socios especializados en las mismas. Se trata de conseguir que todos nos pongamos de acuerdo sobre cómo multiplicar mediante la sinergia y dinamizar este sector en España”, insiste Loza.

Más allá de Zendal: los ‘poderes’ de Galicia

Tan ambicioso proyecto ha tomado forma en Galicia no solo por el impulso de la fundación, sino por un ecosistema de empresas e instituciones que en ocasiones pasa desapercibido, pero que cada vez tiene más relevancia. Está conformado por  “las infraestructuras públicas (universidades y centros tecnológicos, fundaciones hospitalarias, la Plataforma especializada Innopharma de la USC, uno de las siete plataformas de altas capacidades del Consorcio Europeo de Infraestructuras de Investigación EU-OPENSCREEN); las privadas muy centradas en el grupo Zendal, pero también de otras empresas como Lonza; las conexiones con empresas líderes del sector; Bioga, con pymes en continuo crecimiento en Galicia en número y en logros de nuevos fármacos producidos de forma pionera; la extraordinaria base de ciencia biomédica en Galicia y la capacidad de atraer buena ciencia para aplicar desde Galicia”, enumera la codirectora de Kaertor. 

Tenemos importantes fortalezas bien coordinadas. Ha ayudado mucho la orientación a la innovación abierta de la Agencia gallega GAIN desde hace muchos años y una especie de pacto político no escrito en torno a la promoción de la ciencia y la innovación en Galicia. Todo ello nos convierte en un ecosistema muy fuerte en este momento”, asegura.

En territorio gallego, el proyecto está integrado por Bioga, el clúster que engloba la cadena de valor del sector biotecnológico, y liderado por Zendal, grupo que también aspira a fondos europeos para incrementar la capacidad de producción y distribución mundial de vacunas.

El nuevo proyecto, por tanto, no se centra en un tratamiento concreto sino en integrar con eficiencia los eslabones que van desde la investigación, descubrimiento y producción de fármacos hasta su aplicación en el paciente.

 “Se contemplan las patologías para las que hay capacidades industriales en España de cerrar el círculo mencionado, sin perder el foco en la Covid-19 y la post Covid-19”, concluye Mabel Loza.