La losa de la Segunda B: el Dépor pierde casi tres millones en media temporada

Abanca comunica a la CNMV que el club herculino ha sufrido unos números rojos por valor de 2,5 millones de euros hasta marzo en la temporada de regreso a la Segunda División B

Abanca-Riazor

El Estadio Abanca-Riazor en una imagen de archivo

El Real Club Deportivo de La Coruña selló este domingo su presencia en la Primera RFEF tras vencer al Langreo por 5-0 en un encuentro el Estadio Abanca-Riazor que se convirtió en la mayor celebración al aire libre en Galicia desde el estallido de la pandemia (acudieron casi 5.000 espectadores).

El conjunto herculino selló su permanencia en la categoría de bronce del fútbol español en una temporada que había encarado en verano con el objetivo prioritario de luchar por el ascenso a Segunda División, motivo por el cual se llevó a cabo un esfuerzo económico que ahora tiñe de rojo su cuenta de resultados.

La última memoria trimestral que Grupo Abanca Corporación Bancaria ha remitido a la Comision Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sitúa en 2,483 millones de euros las pérdidas sufridas por el Deportivo hasta el cierre del pasado mes de marzo. Se trata de los resultados que el banco se ha imputado por cada una de las participadas que tiene en cartera, un listado en el que también figura, por ejemplo, Nueva Pescanova.

Pérdidas previstas de nueve millones

El club herculino, que tiene previsto el gasto de 6,6 millones de euros solo en salarios del primer equipo para esta temporada, se ve lastrado por el abrupto descenso en los ingresos por derechos de retransmisión ante el descenso de categoría y en taquilla por el golpe del Covid-19 y enfila su segunda temporada consecutiva con números rojos.

El Dépor tiene presupuestados unos números rojos de nueve millones de euros para esta temporada 2020-21, que se sumarán a las pérdidas de 316.631 euros que se anotó en la pasada campaña como consecuencia del golpe de la pandemia, poniendo fin así punto y final a cuatro temporadas seguidas con beneficio en Primera División y otra en su regreso a la categoría de plata del fútbol español.

El propio presidente del Deportivo, Antonio Couceiro, desveló la semana pasada que Abanca había vuelto a cubrir las necesidades de financiación del club ante estos números rojos que se cruzan en el plan de reestructuración de la entidad bancaria.

Una venta supeditada a los ascensos

Y es que Abanca Corporación Bancaria destacaba en su memoria anual del ejercicio 2020 que su toma de control de la mayoría accionarial del Deportivo “se ha formalizado con el objetivo de participar en la gestión y reestructuración de la sociedad, poniéndola en valor en el menor plazo posible y establecer un plan de venta para dar entrada a nuevos socios y recuperar la inversión realizada”.

El objetivo de la entidad es enderezar el rumbo del club y sanear sus cuentas para regresar al fútbol profesional, en donde los ingresos por publicidad y, sobre todo, por derechos televisivos, aseguran un flujo constante de ingresos. No en vano, estos ascendieron a 46 millones de euros en su última campaña en Primera División (la 2017-18), una cifra que multiplica por casi por cuatro a los 11,9 millones de euros que percibirá como ingresos totales en la temporada actual.

Este factor marca también la continuidad de Abanca en el proyecto. El hecho de que el club milite en Segunda B, Segunda División o Primera División influirá de manera decisiva en la cantidad que Abanca obtendría de cara a una hipotética venta, motivo por el cual el presidente del club deslizó la semana pasada que la hoja de ruta de Abanca pasaría por mantener su inversión hasta lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol español.