Los números (rojos) del Dépor: así pretende reducir sus pérdidas un 87% esta temporada

Gracias al aumento de ingresos y a una notable reducción de los gastos de personal, que pasarán de 9,4 a 7,9 millones de euros, el Deportivo prevé minorar sus números rojos de 11,4 a 1,4 millones

El presidente del Deportivo, Antonio Couceiro, en las inmediaciones del estadio de Riazor. EFE/Cabalar

El presidente del Deportivo, Antonio Couceiro, en las inmediaciones del estadio de Riazor. EFE/Cabalar

El Deportivo de A Coruña cerró el ejercicio 2020/2021, el de la pandemia, con unas pérdidas que se elevaron hasta los 11,4 millones de euros. Sin embargo, la previsión del club presidido por Antonio Couceiro es la de reducir sus números rojos esta temporada hasta 1,4 millones. Es decir, seguirá en negativo, pero sus pérdidas retrocederán un contunente 87%.

Al margen de todos los problemas económicos que arrastra desde hace años, la pasada temporada, el club de fútbol notó los rigores del Covid. En la actual, los administradores de la entidad deportiva esperan aumentar su cifra de negocios en un 19%, hasta los 5,5 millones de euros. Los ingresos por competición se estirarán un 481% hasta los 275.000 euros, mientras que los correspondientes a abonos y socios se incrementarán un notable 133% hasta los 2,8 millones de euros. En el capítulo negativo, la previsión es que los ingresos por retransmisión se minoren un 73%, de 925.000 a los 250.000 euros, así como un 12% los de comercialización y publicidad.

Gastos de personal

Pero, ¿cómo reducirá pérdidas el club en manos de Abanca? Además de con la subida general de la cifra de negocio, el club coruñés apunta a una notable reducción de gastos de personal. De forma global, de un 16%, al pasar de 9,4 a 7,9 millones de euros. Principalmente, debido a la reducción de los gastos en el equipo profesional, que pasa de 5,5 a 4 millones de euros, un 27% menos. El gasto en masa salarial, según la información remitida a accionistas, cae un 31%, de 5,2 a 3,6 millones de euros.

No ocurre lo mismo, no obstante, con el equipo femenino. La masa salarial, en este caso, subirá un 27%, de 507.00 a 645.000 euros. El gasto general se incrementará un 15%, hasta los 762.000 euros.

Por su parte, el gasto en personal no deportivo crecerá un 10%, hasta 1.174.000 euros.

La previsión es que el resultado antes de impuestos de club al acabar la temporada sea de 5,3 millones de euros en negativo, frente a las pérdidas de 11,7 millones contabilizados durante la pandemia.

Quiebra técnica

Con respecto al informe de auditoría de las cuentas anuales del Deportivo del ejercicio fiscal 2020, KPMG llama la atención sobre la situación de quiebra técnica que mantenía el club a 30 de junio de este año. En esa altura, además de las pérdidas de 11,4 millones, presentaba un patrimonio neto negativo de 50,1 millones.

No obstante, destaca en su informe que obtuvo “documentación justificativa del apoyo financiero del accionista mayoritario (Abanca) y comprobación de que la capacidad financiera de este es suficiente para cubrir las necesidades de tesorería de la sociedad”.

El hachazo de la Segunda B y el Covid

En la memoria que acompaña a su balance, los administradores del Deportivo explican que el descenso en la temporada 2019/2020 del primer equipo a Segunda División B implicó “una importante reducción de sus ingresos” vía derechos de televisión y patrocinios. “La reducción de ingresos por cuestiones deportivas se mantendrá durante, al menos, otra temporada más, lo que ha supuesto la realización de ajustes internos a todos los niveles y la necesidad de recurrir a un nuevo endeudamiento financiero para cubrir las necesidades de tesorería”.

Esta situación, unida a la pandemia del Covid, que supuso una reducción de ingresos económicos por los cierres y limitaciones de aforo, además de los mayores gastos por la aplicación de medidas sanitarias, fue clave en el aumento de los números rojos de la entidad.

El colchón de la afición y de Abanca

Sin embargo, y para justificar que, a pesar de su patrimonio neto negativo, mantiene su calificación de “empresa en funcionamiento”, el Deportivo también enumera distintos factores que salvaguardan la viabilidad del club. Uno de ellos está, precisamente, en su afición. “La sociedad cuenta con una amplia base de abonados (22.383 socios a cierre de temporada 2020/2021) y seguidores que nos sitúan entre los 10 clubs con más masa social de España, lo que debería facilitar unos ingresos estables y recurrentes, tanto de abonos como de taquilla, comerciales y de televisión, siendo en Segunda División B de los más altos de la categoría”, apunta.

Además, recuerda que en julio de 2020, la junta general de accionistas del club aprobó la capitalización de 30 millones de euros correspondientes al préstamo concedido por Abanca. “Dicha capitalización se realizó sobre las cuotas más próximas a su vencimiento, por lo que la primera cuota de capital será el 23 de julio de 2031, reduciendo así los compromisos financieros de la sociedad en los próximos ejercicios (además de los gastos financieros”, expone. Antes, se había firmado un préstamo participativo de cinco millones de euros destinado a reforzar al equipo en el mercado de invierno.

Nueva inyección

“El nuevo accionista principal, Abanca, ha manifestado su compromiso firme de continuar prestando el apoyo financiero necesario para garantizar que la sociedad pueda hacer frente a sus compromisos que vencen en el corto plazo. Asimismo, ha manifestado el compromiso de no exigir las deudas contraídas con ella en la medida en que la misma no disponga de los recursos financieros para hacer frente a las mismas”, indica.

Hay que tener en cuenta que el orden del día de la próxima Junta General de Accionistas del Deportivo, que se celebrará el 22 de diciembre, tiene como punto estrella una nueva inyección económica de los de Juan Carlos Escotet. En concreto, se votará la “ratificación de operaciones de financiación y aprobación, en su caso, de un préstamo participativo convertible por importe de hasta doce millones de euros y autorización al Consejo de Administración para su negociación y suscripción con Abanca”.