Couceiro, sobre el Deportivo: “El coste de la plantilla es inasumible para el próximo año”

El nuevo presidente asegura que, por muchos motivos, “el Deportivo no se parece en nada a las responsabilidades que había asumido hasta ahora”

Couceiro, sobre el Deportivo: “El coste de la plantilla es inasumible para el próximo año”

Tres meses en la presidencia del Deportivo tras un brusco cambio de timón precipitado por su mayor accionista y acreedor, Abanca. Antonio Couceiro está al frente de un proyecto especialmente complicado tras una temporada para olvidar en Segunda B. Y se sincera en los Observatorios de Economía Digital Galicia.   

“El Deportivo no se parece en nada a las responsabilidades que había asumido hasta ahora”, reconoce el exconselleiro, que también presidió la Autoridad Portuaria de A Coruña. Y el mensaje es claro: “El Deportivo ha de ser gestionado con criterios empresariales”. 

 El nuevo presidente del Dépor alude en el encuentro al consejo de administración que se ha conformado, que tomará decisiones “colegiadas”, y fija una hoja de ruta para esta transición. “En el Deportivo tenemos que centrarnos en un plan de futuro realista”, explica, que presumiblemente pasará por una sustancial reducción de costes. 

Mientras no lleguemos al fútbol profesional va a haber déficits presupuestarios constantes”, señala, al tiempo que alude a que es una circunstancia que el primer accionista, Abanca, tiene asumida.  

El Dépor ya no será un equipo rico la próxima temporada, a la vista de las previsiones de Antonio Couceiro. “El coste de la plantilla tiene un nivel inasumible para el próximo año”, anuncia, cuando el Dépor jugará en la recién creada Primera RFEF, una competición que es antesala del fútbol profesional. En el Observatorio de Economía Digital Galicia explica los planes para el equipo. 

Entrevista completa

Ahora en portada

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su homólogo en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, acusan al Ministerio de Sanidad de improvisar las medidas de Semana Santa. EFE/ Salvador Sas

La inesperada guerra por el fin de las mascarillas