PSA-Vigo prevé «alta actividad» hasta verano pese a la incógnita del suministro de microchips

La empresa espera una demanda "mayor que la prevista", por lo que alcanzará una producción en torno a los 2.300 vehículos al día, dependiendo del suministro de microchips que afectó recientemente a todo el sector de automoción

PSA-Vigo prevé "alta actividad" hasta verano pese a la incógnita del suministro de microchips

PSA Citroën Vigo

La planta del grupo Stellantis en Vigo (antes PSA Peugeot Citroën) prevé una «alta actividad» entre los meses de mayo y julio debido a una demanda «mayor que la prevista», por lo que alcanzará una producción en torno a los 2.300 vehículos al día, según han explicado fuentes de la empresa tras la reunión del comité de empresa celebrada este jueves.

La empresa planea mantener la saturación productiva en los equipos con turno de noche de amplia apertura, que trabajará el domingo 30 de mayo en los dos sistemas para recuperar pérdidas de producción. En lo relativo a los fines de semana, habrá saturación (se utilizará todo el horario posible para los turnos de duración variable) los sábados y alta actividad (se usará en niveles muy altos el horario de esos turnos sin llegar al máximo posible) los domingos.

En manos de los microchips

No obstante, las previsiones de actividad dependen de la evolución de los actuales problemas de aprovisionamiento de piezas. De hecho, la planta viguesa ha tenido que paralizar su producción en varias ocasiones desde principios de año por los problemas de suministro de componentes, cuyos fabricantes a su vez están condicionados por la falta de semiconductores (microchips).

La crisis de los microchips motivó a la dirección de la planta en Vigo a plantear al comité de empresa la aplicación de un expediente temporal de regulación de empleo (ERTE) el pasado mes de marzo para 3.749 trabajadores por un periodo de 60 días.  La empresa explicó que se trataba de una medida obligada por el «problema coyuntural» ante la falta de piezas que afectaba a toda la industria de automoción, derivada de la llamada crisis de los microchips.