Reestructuración en uno de los reyes de la obra pública gallega: nace Grupo Taboada y Ramos

La constructora de Lalín crea Grupo Taboram, que controla activos por valor de 95 millones, transfiere parte de su actividad a una filial y capitaliza créditos en una de sus promotoras

Obras en la autovía de A Costa da Morte, en las que participó Taboada y Ramos / Xunta

Obras en la autovía de A Costa da Morte, en las que participó Taboada y Ramos / Xunta

La constructora Taboada y Ramos, una de las grandes adjudicatarias de obra pública en Galicia, ha creado la sociedad Grupo Taboram, que servirá de cabecera para los negocios de la empresa con sede en Lalín. El holding nace con un cambio de denominación social de Construcciones Taboada y Ramos, que ejercía hasta ahora como matriz de consolidación para las actividades vinculadas al ladrillo, las renovables y las concesiones. El objeto social, que englobaba todas estas áreas, pasa ahora a la definición clásica de las sociedades de tenencia de activos: «La adquisición y enajenación de acciones y participaciones representativas del capital social de cualquier tipo de sociedad, incluso de aquellas de idéntico o análogo objeto social, mediante su suscripción o asunción en la constitución o aumento de capital, o por cualquier otro título», recoge el Registro Mercantil.

El movimiento se produce después de la reestructuración realizada en 2020 por el grupo fundado por Manuel Taboada, un ex edil de Alianza Popular, y su esposa, Elisa Ramos. Hace dos años la familia acordó la segregación de la actividad vinculada a la construcción, conservación de carreteras e inmobiliaria en favor de Construcciones y Obras Taboada y Ramos, una sociedad creada en 2018. El traspaso de activos y personal se produjo a comienzos del año pasado.

El otro movimiento dentro del grupo fue la capitalización de un crédito concedido a una de sus promotoras, Promociones Fernández Taboada, de la que controlaba el 49% del capital. Hace algo más de una década, la cabecera concedió un préstamo participativo por valor de 14,6 millones a su filial. Quedaban todavía 1,1 millones por amortizar, pero se decidió capitalizarlos mediante la adquisición de acciones de la promotora.

Vuelta a beneficios tras el Covid

Taboada y Ramos facturó el año pasado 19,9 millones de euros, un descensos significativo respecto a los 29 millones del año anterior. Aun así, la empresa que controla el 25% de la concesionaria de la Autovía da Costa da Morte salió de las pérdidas en las que incurrió en el año del Covid, cuando registró números rojos por valor de 1,2 millones. En 2021 acabó con algo menos de medio millón de beneficios, pero en positivo. Aunque en la práctica, el año 2020 fue mejor tanto en ingresos como en beneficios de explotación, el negativo resultado financiero de 6,4 millones había empujado al grupo a las pérdidas.

Tomando como referencia los últimos resultados, Grupo Taboram nace con 95,7 millones en activos y un patrimonio neto de más de 72 millones. A esto suma el pedigrí de ser una de las mayores contratistas de obra pública en Galicia en los últimos tiempos. En 2020, por ejemplo, fue la segunda constructora de obra pública en la comunidad al adjudicarse 37 contratos por valor de 25 millones. En 2019 fue la quinta, con 22,1 millones y en 2017 también la segunda, con 15,7 millones, según los datos difundidos por la Federación Gallega de la Construcción.

En su cartera de obras está el Túnel de O Corno del AVE a Galicia, la Autovía da Costa da Morte, Plisan o el Parque Empresarial As Gándaras de Lugo.