Siemens Gamesa activa un plan de incentivos para la cúpula mientras cierra en As Somozas

La multinacional lleva a su junta de accionistas un plan de incentivos para retribuir con acciones a su consejero delegado y a los directivos, pero no al resto de la plantilla

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

Siemens Gamesa llevará a la junta de accionistas que celebrará el próximo 17 de marzo un plan de incentivos para su cúpula con el que la compañía recompensará mediante la entrega de acciones el desempeño de su consejero delegado, Andreas Nauen, y del resto de sus directivos. Los incentivos, ligados a la consecución de determinados objetivos, se pagarán en 2021, 2022 y 2023, repartidos en tres ciclos independientes.

La compañía pone sobre la mesa los bonus a su cúpula coincidiendo con el cierre de su planta de As Somozas (A Coruña), dedicada a la fabricación de palas eólicas; misma suerte que corre su fábrica de reparaciones de Cuenca y, anteriormente, la de Aoiz, en Navarra. Los cierres en los centros de producción españoles no han sido incompatibles con una fuerte escalada en bolsa de Siemens Gamesa ni tampoco con el plan de incentivos que, presumiblemente, aprobará la multinacional el próximo mes. La compañía justifica esta remuneración extra por “alinear los intereses de los beneficiarios con los intereses de los accionistas y de otros grupos de interés”, así como para estimular la consecución de “objetivos estratégicos” de la sociedad.

El bonus en acciones tiene un límite de 300 beneficiarios y está dirigido al consejero delegado, a los “altos directivos” del grupo y a “determinados directivos y empleados de Siemens Gamesa y en su caso, de sus sociedades dependientes, designados por el consejero delegado de la sociedad”. Dicho de otra manera, son incentivos destinados a la cúpula y a algunos empleados designados por el primer ejecutivo de la compañía, pero el grueso de la plantilla queda al margen.

Hasta 1,8 millones cada año para el ‘jefe’ de Gamesa

Los objetivos a cumplir están vinculados a la rentabilidad del accionista, al ratio de beneficio por acción y a criterios de sostenibilidad, buen gobierno y, curiosamente, compromiso con los empleados. Siemens Gamesa entregará un máximo de 3.938.224 acciones, equivalente al 0,58% de su capital. Tomando en cuenta la cotización actual de los títulos de la compañía, la cuantía máxima ascendería a 132,6 millones en acciones, de los que el consejero delegado percibiría un máximo de 1,8 millones en acciones cada año de vigencia del plan.

Tanto el primer ejecutivo, Andreas Nauen, como la alta dirección adquieren el compromiso de no vender las acciones hasta alcanzar un valor equivalente a 2,5 veces su sueldo –en el caso del consejero delegado—o 1,5 veces su retribución –en el caso de los altos directivos–.

Todos contra el ERE de Gamesa

El plan de incentivos trasciende solo unos días después de que todos los grupos del Parlamento gallego criticaran el ERE presentado por Siemens Gamesa para los 215 trabajadores de la planta de As Somozas, en un pleno en el que pidieron al Ministerio de Trabajo que declarase su nulidad, al entender que no responde a causas objetivas. PP, BNG y PSOE entienden que la compañía tiene en marcha una estrategia de «deslocalización» para trasladar la producción al norte de Portugal, algo que llevan tiempo denunciando los trabajadores.

El Conselleiro de Economía, Francisco Conde, también se pronunció la semana pasada sobre la situación de la planta, alegando que tiene encargos para abastecer la fábrica y que todo apunta a que tendrá más debido a los numerosos proyectos eólicos que están en tramitación tanto en Galicia como en el resto de España.