Zendal pide el concurso para Laboratorios Ovejero, que compró hace solo un año

La farmacéutica gallega atribuye a la delicada situación patrimonial de la empresa leonesa la suspensión de pagos, con la que pretende reordenar la deuda y culminar la integración

Zendal adquiere Laboratorios Ovejero, en León

Zendal anunció en junio de 2021 la compra de la empresa leonesa Laboratorios Ovejero, una operación con la que pretende reforzarse en el área de salud animal y acelerar su crecimiento, tarea para la que planeó también fuertes inversiones en Galicia y Portugal. Un año después, la compañía que preside Pedro Fernández Puentes, también vicepresidente de Pharma Mar, ha solicitado el concurso voluntario de acreedores para su nueva adquisición.

La farmacéutica gallega justifica la medida por la delicada situación patrimonial de la empresa leonesa y con el objetivo de salvaguardar la actividad y garantizar la continuidad de la plantilla, algo menos de un centenar de trabajadores.

Un aterrizaje con turbulencias

Aunque el acuerdo para comprar el laboratorio se cerró hace un año, el aterrizaje de Zendal se dilató hasta prácticamente este año debido a las disputas entre inversores. Ovejero había firmado un principio de acuerdo para su venta con el grupo catalán Labiana, que además es uno de los grandes acreedores de la empresa leonesa. Con la plantilla en huelga y favorable a la venta a Labiana, Juan Pablo Ovejero, director del laboratorio y representante de la familia propietaria, anunció el acuerdo con la compañía gallega.

Zendal asumió la deuda que arrastraba la empresa con la plantilla, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, mientras comenzó a diseñar un plan estratégico para reflotar la firma. “Tras meses de estudio de las cuentas y de analizar todas las posibilidades” decidió que la mejor era suspender pagos.

El plan de pagos

Ovejero llegó a acumular 15 millones de deuda, aunque la entrada del grupo gallego, teóricamente, la ha rebajado. El concurso permitirá a Zendal, o cuando menos eso espera, reordenar el pasivo, confeccionar un plan de pagos y culminar la integración de Ovejero.

El reto de Zendal es “adecuar un plan de pagos que permita obtener una situación financieramente saneada y poder así cerrar la integración total de Laboratorios Ovejero al plan estratégico del grupo, ya que el objetivo es conseguir la viabilidad de la planta leonesa lo antes posible” y, con ello, “no sólo el mantenimiento del empleo, sino que se pueda avanzar en su crecimiento en el futuro”, explicó la empresa gallega en declaraciones a Diario de León.