Abanca dispara los márgenes y recorta oficinas el año del Covid-19

Una provisión de 273 millones para blindarse ante la pandemia impide aumentar beneficios a Abanca, que tiene 75 oficinas y 148 empleados menos que hace un año

Abanca dispara los márgenes y recorta oficinas el año del Covid-19

Abanca concluye el año en el que el coronavirus puso patas arriba la vida y la economía con resultados sólidos. Casi todas las magnitudes han evolucionado al alza y los blindajes frente a posibles quebrantos, un elemento marcado en rojo para todo el sector financiero desde la última crisis económica, se han intensificado. Incluso la caída abrupta de beneficios, un 60% menos en 2020 con 160 millones de ganancias, no está ligada a una menor rentabilidad o un aumento de la morosidad, sino a una provisión de 273 millones para afrontar la pandemia. Sin esta provisión los beneficios habrían superado los 405 millones de 2019.

Juan Carlos Escotet consideró que con esta reserva y los ratios de solvencia que maneja la entidad bastarán para afrontar los impactos del Covid-19, que, por otra parte, tampoco espera que sean excesivamente relevantes. No prevé un gran incremento de la morosidad gracias al efecto de las ayudas ICO y ve a la banca mejor capitalizada y preparada para afrontar el parón económico. Solo matiza, dentro del optimismo, que el golpe dependerá en gran medida de “cómo se gestionen las vacunas”.

Abanca cierra el año con un exceso de capital de 1.770 millones sobre los requisitos regulatorios de solvencia, lo que mantiene al banco oteando el mercado en busca de posibles adquisiciones tras el naufragio de la gran operación con Liberbank. Los niveles de cobertura de dudosos alcanzan el 81% tras reducir la cartera con una venta de 250 millones a finales del año pasado; mientras que la morosidad se situó en el 2%, prácticamente la mitad que la media del sistema financiero español. Curiosamente, la mora es casi un punto porcentual más baja que antes de la pandemia.

Más crédito y más depósitos

El banco heredero de las antiguas cajas gallegas ha conseguido elevar el volumen de crédito hasta los38.352 millones, un 6,6% interanual; y la captación de ahorro. Los depósitos alcanzaron los 52.380 millones, un 8,5% más que hace un año. Es un dato importante no solo por el incremento del volumen de negocio sino también por la aplicación de comisiones por parte de la banca puede provocar una mayor movilidad de la clientela.

Todos los márgenes crecieron. El de intereses aumentó hasta los 643 millones, un 12% más; el margen básico avanzó un 12,4%, hasta los 877 millones; mientras que el margen bruto se elevó un 21,2%.

A pesar de los buenos resultados, Abanca  no cerró la puerta a posibles ajustes de personal para adaptarse a la digitalización del sector.   En el último año suprimió 148 puestos de trabajo y bajaron la persiana 75 oficinas.