Abanca se alía con Blackrock con un fondo para entrar en empresas

La entidad financiera lanza un fondo private equity en alianza con Blackrock y dirigido a inversores experimentados y a largo plazo

Abanca se alía con Blackrock con un fondo para entrar en empresas

Abanca se alía con el mayor fondo del mundo. La entidad financiera lanza junto a Blackrock un fondo de inversión private equity para adquirir participaciones en empresas no cotizadas. El nuevo producto forma parte del plan de desarrollo de negocio de banca privada iniciado en 2019 por el banco de Juan Carlos Escotet.

Blackrock Private Equity Opportunities ELTIF está dirigido a inversores experimentados dispuestos a asumir riesgo y con un horizonte de inversión a largo plazo, de 8 a 12 años.

El fondo de inversión prevé invertir en todos los sectores en la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, China y Corea do Sur, tanto en compañías consolidadas como en empresas jóvenes, aunque siempre non cotizadas.

Tendrá su sede en Luxemburgo y, según explica Abanca, “surge de la necesidad de ofrecer a los clientes nuevas opciones de inversión ante las dificultades derivadas de la ralentización del crecimento, los bajos tipos de interés y la volatilidad de los mercados cotizados en bonos”. “Los fondos de private equity abren nuevas opciones de rentabilidad al permitir la inversión en empresas no cotizadas que desarrollen proyectos de consolidación o crecimiento”, insiste la entidad de Juan Carlos Escotet.

Los socios del fondo

El aliado en este viaje es nada menos que la mayor gestora de fondos del mundo. Blackrock tiene bajo gestión 6,5 billones de euros en activos y presencia en un centenar de países, además de ser accionista de las empresas del IBEX.

Abanca Privada, por su parte, gestiona un patrimonio de 5.000 millones de euros y cuenta con 28 oficinas y un equipo de 50 banqueros repartidos mayoritariamente entre España y Portugal, aunque también tiene presencia en Suiza y EEUU.

El nuevo fondo surge en un momento que el private equity acumula un mejor comportamiento a 20 años que el de las inversiones cotizadas y aprovechando que tiene menos relación con los índices tradicionales de renta variable y renta fija.