Caixabank, Santander y BBVA: el tijeretazo podría duplicar el número de concellos sin bancos

Un informe de la patronal inmobiliaria Fegein constata un fuerte incremento de los locales vacíos superior al de la crisis económica debido a los EREs de la banca y los cierres de la hostelería castigada por el Covid

El recorte de BBVA, Santander y Caixbank agravará la situación de exclusión financiera en los municipios gallegos

El recorte de BBVA, Santander y Caixbank agravará la situación de exclusión financiera en los municipios gallegos

La incesante reestructuración del sector bancario desde la crisis financiera, ya fuera por los problemas de solvencia, las fusiones, los bajos tipos de interés o la digitalización, tiene impactos adicionales además de la pérdida de empleo, con más de 90.000 puestos de trabajo destruidos desde el año 2008 en España y 20.000 oficinas cerradas.

En paralelo al tijeretazo, el riesgo de exclusión financiera se incrementa en las zonas rurales, donde están desapareciendo las sucursales. El impacto es especialmente importante en poblaciones envejecidas o con deficiente conexión a Internet, factores que dificultan el acceso a los servicios digitales que ofrecen como alternativa las entidades.

El presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), Benito Iglesias, estima que los recortes anunciados por BBVA, Caixabank y, anteriormente, Santander, agravarán el problema y prácticamente duplicarán el número de concellos sin oficina bancaria, pasando de los 41 actuales a 75, “la práctica totalidad en la Galicia rural vaciada”, apunta el empresario.

“Las entidades financieras pretenden asentar una banca virtual online y, como mucho, reconvertirla a cajeros automáticos en el 35% de los ayuntamientos gallegos con efectos devastadores para buena parte de la población, la de mayor edad, con dificultades de manejo y movilidad para gestiones tan sencillas como el pago de recibos no domiciliados o el cobro de sus prestaciones y pensiones”, argumenta Iglesias.

Los locales comerciales se vacían

Lo hace en el marco del último informe presentado por Fegein sobre los locales comerciales vacíos en Galicia a comienzos de este mayo. El documento constata un avance del 6% en el número de bajos en comercialización a lo largo del primer cuatrimestre del año, “con A Coruña y Pontevedra como aglutinadoras de los cierres y con áreas como la de Ferrol y Ourense con un pésimo y preocupante comportamiento económico muy difícil ya de enderezar”.

El número de locales vacíos asciende a 8.075, de los que casi 3.000 están en la provincia de A Coruña y 2.600 en la de Pontevedra. “Hay que decir que el incremento de locales y bajos vacíos en el circuito de comercialización es superior incluso al trienio 2011- 2013, en los peores años de la crisis. Los locales en arrendamiento en la comparativa con el 2017 a 2020 se han incrementado un 12,6% y podemos decir que se trata de cierres, ya que los locales de obra nueva son prácticamente inexistentes al no haber nuevas construcciones”, razona el presidente de Fegein.

Caixabank, Santander y BBVA: el tijeretazo podría duplicar el número de concellos sin bancos
Locales vacíos por ciudades

Además de los cierres de la banca, el otro sector que hincha la bolsa de locales vacíos en comercialización es la hostelería, castigada a golpe de restricciones por la crisis sanitaria del coronavirus. El número de traspaso en la restauración, la hostelería y el comercio se ha incrementado un 35% en los dos últimos meses, según constata el informe. El textil y las actividades de alimentación, además de los locales hosteleros, protagonizan el grueso de las operaciones.

Caixabank, Santander y BBVA: el tijeretazo podría duplicar el número de concellos sin bancos
Locales vacíos en los municipios más relevantes

Fegein advierte otros tres síntomas del actual escenario económico: un incremento de los conflictos entre arrendadores y arrendatarios por el pago del alquiler; una bajada generalizada de los precios en todas las ciudades y áreas urbanas; y una mutación en la radiografía de las calles céntricas de las urbes, “tomadas por las grandes marcas y franquicias, con lo que el comercio local de toda la vida queda desplazado a las calles semicéntricas o periferia, al ser inasumibles los precios de arrendamientos de los locales en los núcleos céntricos de las principales ciudades”. El cierre de oficinas bancarias, por la tipología de local, profundizará en esta tendencia.