Medidores de CO2 y aforos reducidos: así será la reapertura (a medias) del ocio nocturno gallego

Discotecas y pubs iniciarán en mayo las pruebas de reapertura bajo limitaciones de aforo, mascarillas y medidores de CO2 como los ya instalados en los restaurantes

Pelícano

Imagen de archivo de la Sala Pelícano, la mayor discoteca de Galicia

La Xunta de Galicia desvela cómo será su plan para la reapertura del ocio nocturno en la comunidad. El Ejecutivo presidido por Alberto Núñez Feijóo ha trasladado este viernes un documento a representantes del sector con su propuesta para desarrollar las  pruebas piloto de reapertura del sector.

El objetivo, según ha indicado el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, tras el encuentro, es que estas pruebas se inicien a finales del mes de mayo con la vista puesta en que, si la situación epidemiológica sigue mejorando y se continúa con las vacunaciones masivas de las últimas jornadas, extender las reaperturas en el sector a finales de junio.

Reapertura «gradual»

Estos establecimientos volverán a reabrir sus puertas tras más de un año cerrados (con la breve excepción de lo ocurrido el verano pasado) en un proceso que será «gradual», adaptado a la situación de cada localidad y «reversible» si así lo marcan los indicadores epidemiológicos.

En la propuesta entregada este viernes se apuesta por realizar una prueba piloto con un local de ocio nocturno de cada provincia en función de sus propias características y de la evolución de la pandemia en su concello. A estos establecimientos se les exigirán «condiciones específicas» en cuanto a su ocupación en consonancia con las restricciones que rigen a la hostelería gallega, con lo que los aforos se verán reducidos y será obligatoria la mascarilla, así como guardar la distancia de seguridad. También deben tener medidores de CO2 para garantizar la correcta ventilación, una medida que ya ha sido impuesta a los restaurantes gallegos tras la ampliación del toque de queda.

Más ayudas para el sector

Además, la Xunta ha anunciado que habilitará una línea de ayudas con cuatro millones de euros que irán destinados específicamente al sector del ocio nocturno, al entender que el ocio nocturno es el que «lleva más tiempo» sufriendo los efectos de la pandemia y sin poder trabajar.

Aunque el sector pudo beneficiarse de los dos planes de rescate puestos en marcha por el Gobierno gallego, que acaba de ampliar su presupuesto en 21 millones más (se suman a los 75 millones iniciales), el vicepresidente primero ha subrayado que necesitan de un «apoyo especial por el tiempo que llevan sin trabajar y las perspectivas de poder hacerlo» a medio plazo.