Escotet: “Creemos que el Covid no tendrá un impacto relevante en Abanca”

El presidente de Abanca vaticina que el aumento de la morosidad no será tan elevado gracias a las ayudas ICO y que el sector financiero está mejor preparado y capitalizado para afrontar la crisis

Escotet: “Creemos que el Covid no tendrá un impacto relevante en Abanca”

Juan Carlos Escotet ha ofrecido una de las visiones más optimistas sobre el impacto que tendrá el coronavirus y la crisis económica derivada de la pandemia en Abanca, en particular, y en el sector financiero, en general. Aunque matiza que la situación dependerá en gran medida del suministro de la vacuna, el presidente del banco gallego considera que están preparados para “gestionar” incrementos de la morosidad que, por otra parte, no cree que vayan a ser demasiado grandes.

“El esfuerzo que estamos haciendo en dotaciones y niveles de cobertura reflejan nuestra vocación de anticiparnos. No necesariamente tiene que ser tan elevada la morosidad como reflejan algunas opiniones del mercado. Las ayudas ICO creemos que van a ser capaces de evitar considerables subidas de la mora, dado que la mayoría de clientes estaban en una situación normal y ahora han tenido un quebranto que con el tiempo suficiente pueden superar. Nuestra percepción es que los incrementos de morosidad que vaya a haber los podemos gestionar y creemos que eso va a suceder en todo el sector bancario”, explicó el banquero durante la presentación de resultados de Abanca.

Hacía alusión Escotet a los niveles de solvencia y cobertura de la entidad, que maneja un exceso de capital sobre requisitos de 1.710 millones. Abanca redujo la cartera de dudosos en 250 millones mediante una operación de venta a finales del año pasado, de manera que los niveles de cobertura se sitúan en el 81,2%. Además, el banco decidió dotar 273 millones de provisiones ante eventuales impactos derivados de la pandemia.

A juicio del presidente de Abanca, están preparados para afrontar el Covid-19, del mismo modo que todo el sistema financiero español, que tiene todavía en la retina el impacto de la última crisis. “La banca está mejor preparada, mejor capitalizada y con mejores modelos de prevención de riesgo, lo que nos hace prever que el coste del aumento del riesgo no va a ser muy relevante”, concluyó Escotet.