Coworking: el trampolín de la Deputación da Coruña para autónomos y startups

La Deputación da Coruña fomenta el emprendimiento y la fijación de población a través de los siete centros de coworking con los que da soporte a autónomos, freelancers y microempresas

Coworking Carballo

Imagen de las instalaciones del centro de coworking de Carballo

La Deputación da Coruña se vuelca con los autónomos, freelancers y microempresas para fortalecer el tejido productivo de la provincia herculina. A través de la segunda línea del Plan de Emprego Local (PEL), el ente presidido por Valentín González Formoso ha tejido una red de centros de coworking con los que se busca servir de apoyo a los emprendedores en las fases iniciales de su negocio.

Son un total de siete los espacios que la Deputación da Coruña ha aprovechado para darles este nuevo uso y facilitar el desarrollo de proyectos de emprendimiento. Se trata del Pazo de Arenaza, en Oleiros; el Emprende LAB-Barbanza, en Boiro; el Transformando en Brión Daquí Darredor (Brión); el Coworking Carballo; el Coworking A Proa (Ames); en Centro Comarcal de Desenvolvemento Rural a Fusquenlla (Moeche); y el Coworking A Capela.

A través de esta red de centros se busca dinamizar el tejido empresarial mediante dos vías. Por un lado, la apuesta por el coworking permite que estas empresas se doten de unas instalaciones y de unos servicios a bajo coste, unas cuestiones clave teniendo en cuenta que buena parte de los proyectos de autónomos, freelancers y microempresas allí asentados son de nueva creación.

Menos costes, más sinergias

Pero además de esta optimización de la estructura de costes, el coworking da alas a la economía social y colaborativa. El hecho de que estos diferentes proyectos convivan bajo un mismo techo favorece la generación de sinergias y de transmisión de conocimientos y experiencias entre los distintos emprendedores.

De esta manera, se genera una retroalimentación que allana el camino de cara a que estos proyectos de reciente creación planteen de manera más correcta sus líneas estratégicas y puedan encontrar su nicho de mercado. Este proceso se ve potenciado, además, por la propia estructura de los centros de coworking.

Centros especializados para cada comarca

Y es que la Deputación da Coruña los ha instalado de forma que cada comarca de la provincia herculina cuente con uno de ellos y, además, que sirvan de referencia para determinados sectores. Así, por ejemplo, el Transformando en Brión Daquí Darredor, de Brión, está especializado en proyectos agroalimentarios, mientras que el oleirense Pazo de Arenaza se centra en la arquitectura, las nuevas tecnologías y el urbanismo.

Coworking: el trampolín de la Deputación da Coruña para autónomos y startups
Imagen del interior del Pazo de Arenaza (Oleiros), uno de los siete centros de coworking de la Deputación da Coruña

Según el presidente de la Deputación da Coruña, Valentín González Formoso, esta especialización de los centros de coworking favorece «la aparición de colaboraciones y sinergias entre los emprendedores de un mismo sector allí instalados, así como la creación de nuevas oportunidades de negocio».

El LAB-Barbanza, por su parte, apuesta por albergar proyectos ligados a la industria conservera y de transformación de productos del mar, así como al sector hotelero. El Coworking Carballo está orientado al sector tecnológico y a empresas innovadoras; el Centro Comarcal de Desenvolvemento Rural A Fusquenlla cuenta con una pequeña planta de elaboración de excedentes agroganaderos para producir miel o zumos, así como envasar frutas y verduras.

Con esta estructura y distribución de los centros, la Deputación da Coruña busca favorecer el florecimiento del emprendimiento por toda la provincia y, además, contribuir a fijar población en algunos de las zonas más afectadas por la pérdida de habitantes.