Abanca dispara la financiación al sector forestal

Francisco Botas asegura que la financiación al sector forestal en el último año creció un 37% y que presta servicio a 3.000 clientes vinculados a esta acti

Abanca dispara la financiación al sector forestal

Abanca celebró este martes una jornada para clientes del sector forestal en formato videoconferencia con el objetivo de analizar oportunidades de crecimiento e inversión en las actividades vinculadas al monte gallego. El consejero delegado de la entidad financiera, Francisco Botas, apuntó que la ordenación del territorio o la modernización de los sistemas de producción como claves para generar riqueza.

Botas reafirmó el compromiso de Abanca con el sector. Con un volumen negociado superior a los 300 millones, la entidad presta servicios financieros a 3.000 clientes vinculados a actividades forestales. En lo que va de año concedió financiación por importe de 62,7 millones, lo que supone un 37% más que en 2019.

 

El directivo puso en valor la colaboración de todos los integrantes de la cadena de valor como “elemento esencial para que siga creciendo de manera adecuada”. Situó en esa misma filosofía de colaboración su participación en el patronato de la Fundación Arume y su vocación en ofrecer un servicio diferencial al sector.

En la jornada participaron también el conselleiro de Medio Rural, José González; el director de Abanca Agro, Jesús Combarro; Eduardo Rojas, coordinador de la Plataforma Juntos por los Bosques y decano Colegio Oficial de Ingenieros de Montes; Marta Hernandez, de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio de Transición Ecológica; José Carballo, presidente de la Fundación Arume y de la patronal española de la madera, y Sabela Oca, responsable de Innovación, Calidad y Seguridad Alimentaria de CLUN.

Bioeconomía y Transición Ecológica

Eduardo Rojas defendió la bioeconomía y la gestión de los bosques como una «oportunidad de oro» para generar grandes beneficios económicos, medioambientales y sociales en retos como la obtención de materias primas y energía, el reequilibrio territorial y demográfico, y la lucha contra el cambio climático.

Marta Hernández, de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio de Transición Ecológica, cifró en 1.347 el número de organizaciones inscritas en el registro de huella de carbono, un mecanismo creado para cuantificar, reducir y compensar emisiones de CO2. La experta explicó el potencial del sector forestal como herramienta de compensación de CO2 para las organizaciones, ya sea a través de la plantación de bosques propios o haciendo uso de terrenos de terceros.

José Carballo, presidente de Arume, se refirió a la fundación como la «ventanilla» para que las empresas, sobre todo las gallegas, encaucen sus inversiones para compensar sus emisiones de CO2, y apostó por convertir a Galicia en la primera región europea descarbonizada, lo que reforzaría su potencial para acoger proyectos industriales tractores.

Por parte, Sabela Oca, responsable de Innovación, Calidad y Seguridad Alimentaria de Cooperativas Lácteas Unidas (CLUN), presentó el proyecto de colaboración entre los sectores agroalimentario y forestal a través del cual CLUN ha iniciado una actuación de compensación de emisiones procedentes de su actividad industrial en alianza con la Fundación Arume.