A Coruña y Ferrol necesitan bajar casi a la mitad los casos para reducir restricciones

A Coruña y Ferrol cuentan con una incidencia acumulada de 481 y 446 casos y prácticamente doblan el umbral de 250 que marca el nivel de riesgo extremo

El mobiliario de la terraza de un bar amontonado en una de las esquinas de la plaza María Pita, con la sede del concello de A Coruña. EFE/ Cabalar

El mobiliario de la terraza de un bar amontonado en una de las esquinas de la plaza María Pita, con la sede del concello de A Coruña. EFE/ Cabalar

Galicia abre este viernes su tercera desescalada. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció este lunes una reapertura de la hostelería y de la movilidad entre concellos tras dividir al territorio gallego en tres niveles según su situación epidemiológica por Covid-19.

189 concellos de las áreas sanitarias de Lugo, Ourense, Santiago y Vigo ven cómo su hostelería puede abrir el aforo al 30% en el interior y al 50% en terraza. Además, se garantiza la movilidad entre todos estos municipios bajo el mismo nivel de restricciones al que se acerca también el área sanitaria de Pontevedra, pero que todavía ven lejano tanto la de A Coruña-Cee como la de Ferrol.

A Coruña duplica en incidencia a Lugo

Estas tres demarcaciones territoriales presentan una incidencia acumulada superior a los 250 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. En concreto, el área sanitaria de A Coruña-Cee presenta el dato más elevado de toda Galicia, con una incidencia acumulada de 481 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días. Este dato prácticamente duplica a la barrera de los 250 a partir del cual se considera que un territorio se encuentra en alerta máxima por Covid-19 a la que, por el contrario, sí se acerca Pontevedra-O Salnés (318 casos) y por debajo de la cual se encuentra Lugo-Monforte-A Mariña (249).

Si A Coruña necesita recortar sus contagios un 48,1% para bajar del umbral de riesgo máximo y poder garantizar la movilidad con concellos de otras áreas sanitarias o reabrir los interiores de la hostelería con un aforo del 30%, en el caso de Ferrol este porcentaje desciende hasta el 44%. Y es que las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal presentan, de media, una incidencia acumulada de 446,1 casos, duplicando así a las tres áreas sanitarias que mejor balance epidemiológico presentan.

Y es que la incidencia acumulada llega a desplomarse hasta los 192,6 casos por cada 100.000 habitantes en el caso de Ourense-O Barco-Verín, que cuenta 578 casos activos sobre una población total ligeramente superior a las 300.000 personas. De cerca, pero ligeramente por encima de esta se sitúan el área sanitaria de Vigo (con 205,7 casos por cada 100.000 habitantes) y la de Santiago-Barbanza, con 221,2.

La segunda semana de marzo, clave

El dato de la incidencia acumulada es la principal variable que monitorea la Xunta de Galicia y el comité clínico que le asesora durante la pandemia. Es por ello que el propio Núñez Feijóo detalló que los niveles de restricciones en A Coruña y Ferrol probablemente bajen en la «segunda semana de marzo», fecha para la que se prevé que puedan rebajar su incidencia acumulada por debajo de los 250 casos por cada 100.000 habitantes, si bien el presidente de la Xunta aseguró que el comité clínico que asesora al Gobierno gallego también valora otros criterios. En concreto, los expertos vigilan estrechamente tanto la presión asistencial sobre las distintas unidades de cuidados intensivos (UCI) y que cada vez se le concede mayor importancia a la incidencia a siete días.

Por tanto, a Ferrol y A Coruña todavía les quedan semanas para poder situar sus restricciones a niveles de los 189 concellos de las áreas de Lugo, Santiago, Ourense y Vigo. En ellos se permite la apertura de la hostelería con un aforo interior del 30% y del 50% en terrazas; reuniones entre no convivientes con un máximo de hasta cuatro personas; así como la movilidad entre concellos bajo el mismo nivel de alerta. Por el contrario, la apertura de instalaciones deportivas (gimnasios o piscinas) estará permitida también en la práctica totalidad de municipios gallegos, después de que la Xunta rectificase para permitir esta posibilidad también en Ferrol, A Coruña o Pontevedra.

En el caso contrario y que la curva epidemiológica se de la vuelta y alguna de estas áreas vuelva a superar los 500 casos de incidencia acumulada, pasarían a equipararse en cuanto a nivel de restricciones a 17 concellos como ranga, Cabanas, Carballo, Catoira, Corcubión, O Corgo, Gomesende, A Gudiña, Guitiriz, Larouco, Malpica de Bergantiños, Moeche, A Peroxa, Ponteceso, A Pontenova, Toques y Xunqueira de Espadanedo. En ellos permanece clausurada la hostelería, se prohíben las reuniones entre no convivientes y se cierra la movilidad entre concellos.