Alberto Garzón se rinde a Yolanda Díaz pese a su salida de Izquierda Unida

El ministro de Consumo llama a “proteger” a Yolanda Díaz para que lidere un nuevo proyecto: “Representa lo mejor de nuestro espacio político”

Alberto Garzón / EP

Alberto Garzón / EP

Antes de convertirse en ministra de Trabajo, Yolanda Díaz abandonó Esquerda Unida, formación de la que fue coordinadora nacional y con la que alcanzó el cargo de teniente de alcalde en Ferrol. Después iniciaría un viaje de alianzas con otras fuerzas – primero con Xosé Manuel Beiras en AGE, después integrando a Podemos en En Marea y, finalmente, en el espacio de Unidas Podemos– que se antojan ahora un antecedente del proyecto político amplio que intenta armar de cara a las próximas elecciones generales.

La salida de Izquierda Unida, según algunas fuentes por discrepancias internas surgidas durante la negociación con el PSOE en la investidura fallida, no es un impedimento para que reciba el apoyo de Alberto Garzón de cara a liderar el espacio de Unidas Podemos en las próximas elecciones.

El coordinador federal de IU lo dejó claro ante la dirección de su partido este sábado, cuando instó a los suyos a respaldar a la ministra de Trabajo para que “encarne” un proyecto dirigido “al conjunto de la clase trabajadora” y a “la mayoría social progresista”.

Yolanda Díaz representa lo mejor de nuestro espacio político”, dijo Garzón en la reunión de la coordinadora federal.

Proteger el «activo»

«Hemos estado de acuerdo con que Díaz representa lo mejor de nuestro espacio político, no solo con su conocimiento o su experiencia acumulada, sino porque expresa en su quehacer cotidiano en el Ministerio de Trabajo y en su carga ideológica muchos de los anhelos de la clase trabajadora progresista de este país», recalcó.

A juicio de Garzón, Izquierda Unida debe “proteger ese activo”, no solo para “mejorar los resultados electorales”, sino sobre todo para “mejorar la vida de las personas de nuestra clase, de nuestros familiares, amigos, vecinos, de la gente que nos rodea y que es más sencilla y humilde, más vulnerable a las agresiones sistemáticas, económicas y políticas, que llegan desde la derecha y desde los espacios más reaccionarios de este país”.