El Pazo de Meirás reabre sus puertas tras pasar a patrimonio público

Los jardines del Pazo de Meirás han reabierto este sábado tras la firma del protocolo para convertir el inmueble en "un símbolo de libertad y democracia"

Pazo de Meirás

Xunta y Gobierno central han firmado el convenio para la conservación del Pazo de Meirás / Europa Press (M. Dylan)

El Pazo de Meirás reabre sus jardines tras el traspaso de titularidad a patrimonio público. Xunta de Galicia, Gobierno central e instituciones como la Diputación de A Coruña o los ayuntamientos de A Coruña y Sada, han firmado este sábado el protocolo de coordinación temporal de actuaciones para convertir el histórico inmueble sadense en «un símbolo ahora de libertad y democracia».

A la inauguración y firma del protocolo han acudido la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo; el secretario de Estado de Memoria Histórica, Fernando Martínez; el conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez; el presidente de la Diputación provincial, Valentín González Formoso; la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey; y el regidor de Sada, Benito Portela.

Gobierno y Xunta celebran que el Pazo de Meirás vuelva a ser público

La vicepresidenta primera del Gobierno ha expresado «su satisfacción enorme” por haber conseguido, «a corto plazo», el objetivo de que el Pazo de Meirás se convirtiese en una propiedad pública gracias «a la rectitud de la justicia en España que ha considerado lo que durante tanto tiempo muchas personas, asociaciones e instituciones, han estado peleando».

Además, Carmen Calvo ha reconocido el papel de «todas las asociaciones memorialísticas y a la sociedad gallega, que han salido día tras día para que el pazo no quedase en la desmemoria». «Hemos llegado tarde, pero al fin hemos llegado. Esta firma y la devolución del pazo de Meirás al pueblo supone un acto de respeto, de memoria y de reposición hacia las víctimas del franquismo», ha destacado, antes de recalcar que el Pazo de Meirás fue un lugar “donde transitó una parte importante de la vida del dictador», pero que ahora pasa a manos de una sociedad española que ahora cuenta con una “democracia fuerte y consolidada».

Román Rodríguez, por su parte, ha señalado que la Xunta se siente «tremendamente orgullosa» de que este proceso «largo, puesto en marcha con lealtad y sin cortoplacismos», haya llegado «a buen puerto, gracias al rigor y a la altura de miras de las instituciones y la sociedad civil».

El conselleiro de Cultura ha destacado además la importancia de «poner en valor la superioridad de los valores democráticos sobre los de cualquier dictadura, así como la de homenajear la tolerancia, el respeto y reconocer su dignidad a todos los que han sufrido la dictadura«. «El objetivo es abrir la totalidad de las torres para que esto se convierta en lo que nunca tuvo que dejar de ser y que el franquismo truncó: un espacio democrático, de libertad, de igualdad y de defensa de la mujer», ha explicado el conselleiro.

De la Casa Cornide a Pardo Bazán

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey ha subrayado que el Gobierno central ha dado «un impulso esencial» para el proceso judicial que «ha devuelto el pazo a los gallegos, que ahora van a poder disfrutar de los jardines». «Caminar por aquí, significa caminar por una senda democrática», ha remarcado Rey, que ha señalado que «no es solo una apertura, sino un acto de reparación” y ha reivindicado que el Concello de A Coruña “está decidido” a reclamar la Casa Cornide (también en manos de la familia Franco).

El alcalde de Sada, Benito Portela, se ha referido también al tributo que el Pazo de Meirás prepara para Emilia Pardo Bazán. El regidor sadense ha trasladado su deseo de que las Torres de Meirás sean «unas Torres democráticas, gallegas y participativas» y se conviertan en un recuerdo de la escritora gallega. «No podemos saber adonde vamos, sino sabemos de donde venimos», ha señalado el regidor sadense, que ha remarcado el «reconocimiento público y democrático que con la apertura se hace a las víctimas del franquismo».