Galicia, entre las comunidades “más afectadas” por el impuesto a grandes fortunas

Un informe de Fedea revela que Galicia es una de las comunidades más afectadas debido a que el Impuesto de Patrimonio presenta un tipo máximo inferior al establecido en el nuevo tributo

María Jesús Montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Europa Press

Galicia es una de las comunidades más afectadas por el nuevo impuesto de solidaridad a grandes fortunas que se debate en el Congreso de los Diputados, junto a  Andalucía, Cataluña, Principado de Asturias, Cantabria, Región de Murcia, Islas Baleares, Comunidad de Madrid y las cuatro haciendas forales.

Todas estas comunidades cuentan con un tipo máximo en el Impuesto de Patrimonio inferior al establecido en el impuesto de solidaridad. En cuanto a las haciendas forales, la diferencia entre el Impuesto de Patrimonio y el impuesto de solidaridad afecta a más tramos de la tarifa.

Así se desprende del informe publicado por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), en el que Diego Martínez (Universidad Pablo de Olavide y Fedea), Manuel Díaz (Fedea) y Carmen Marín (Fedea) analizan las posibles repercusiones del nuevo impuesto de solidaridad para las haciendas autonómicas, sin entrar a valorar esta figura tributaria.

De acuerdo con el análisis, el nivel de patrimonio neto al que comenzarán a verse afectados los contribuyentes de las diferentes comunidades oscila desde los 3,7 millones de euros en Madrid o Andalucía, hasta los 209,9 millones de Islas Baleares.

En Galicia afectaría a partir de los patrimonios de 8,6 millones de euros (en este caso, se incluye en los cálculos la bonificación del 25% de la tarifa del Impuesto de Patrimonio).

Características del nuevo impuesto

Los principales rasgos de este impuesto coinciden en esencia con los del actual Impuesto sobre el Patrimonio (IP). El impuesto afectará a los patrimonios netos superiores a los 3,7 millones de euros. El primer tramo gravará al 1,7% las bases liquidables (patrimonio neto descontados 0,7 millones de euros de mínimo exento) de entre 3 y 5,34 millones de euros.

El segundo tramo fija un tipo del 2,1% y afectará a la horquilla entre los 5,34 y los 10,69 millones. Finalmente, para patrimonios superiores a los 10,69 millones, se aplicará un tipo del 3,5%.

La recaudación del impuesto de solidaridad será percibida por el Estado y la del Patrimonio se mantendrá en las comunidades autónomas. Ante esta situación, Fedea ha señalado que hay comunidades que presentan tipos más reducidos en su Impuesto de Patrimonio que los propuestos a través del impuesto de solidaridad y comunidades que están bonificando la totalidad del IP (Comunidad de Madrid y Andalucía) o una parte del mismo (Galicia).

«Estas comunidades no podrán beneficiar a sus contribuyentes con menores tipos ya que el impuesto de solidaridad aumentaría hasta compensar la rebaja», han recalcado los autores en el informe.