Hostelería: a un paso de la desescalada, A Coruña, Ferrol y Pontevedra siguen en máximo riesgo

Lugo pasa a formar parte este sábado de las ciudades gallegas que han conseguido rebajar la incidencia acumulada del Covid a menos de 250 casos por cada 100.000 habitantes

Hostelería: a un paso de la desescalada, A Coruña, Ferrol y Pontevedra siguen en máximo riesgo

Galicia afronta una semana clave en cuanto al inicio de la desescalada. Este lunes está previsto que se celebre una nueva reunión del comité clínico que asesora a la Xunta en materia de coronavirus. De ella, previsiblemente, saldrá el nombre de las zonas de la comunidad donde se iniciará el alivio de restricciones en el sector de la hostelería. De momento, de forma oficial, pocas certezas existen. Solo las palabras del presidente, Alberto Núñez Feijóo, que este viernes adelantó que la próxima semana podrá reabrir gran parte de la hostelería. Sin embargo, a estas alturas todavía se desconoce en qué grado y si esa apertura será igual en todas las zonas de la comunidad, algo que prácticamente se da por descartado.

De momento, de las siete ciudades de Galicia, las que concentran la mayoría de la población, cuatro han salido ya de la denominada zona de riesgo extremo. Es decir, presentan una incidencia acumulada de contagios a 14 días de menos de 250 casos por cada 100.000 habitantes. Vigo, Santiago de Compostela, Ourense y desde esta jornada Lugo son las ciudades que han logrado escapar de la zona considerada de peligro, lo que hace pensar que tienen más papeletas para iniciar ya la desescalada del sector hostelero, que lleva un mes clausurado debido a la especial virulencia de la tercera ola del Covid.

A Coruña y Ferrol, lejos del umbral de los 250 casos

El propio sector hostelero de A Coruña ve complicado todavía poder abrir en este primer peldaño de la desescalada. La Xunta de Galicia no ofrece datos sobre la incidencia acumulada de cada municipio, pero es posible extraer un dato aproximado, teniendo en cuenta los contagios detectados en los últimos 14 días y su población. Atendiendo a estos parámetros, a pesar de la notable bajada de casos y la reducción de la presión hospitalaria, tanto A Coruña como Ferrol aún presentan indicadores muy alejados el umbral de los 250 casos por cada 100.000 habitantes. La ciudad herculina tiene una tasa de contagios por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas que ronda los 438 casos, mientras que Ferrol se queda en 404.

Según los últimos datos aportados por el Sergas, la ciudad de Pontevedra, al igual que ya ha hecho la de Lugo, está muy cercana a abandonar la situación de máxima alerta por contagios. Su incidencia acumulada rondaba este sábado los 254 casos por cada 100.000 habitantes.

Plan de vigilancia y control de aforos

La intención de la Xunta de Galicia es que, una vez iniciada la desescalada en la hostelería, se lleve a cabo un control de aforos y condiciones al están llamados a colaborar tanto corporaciones locales como la propia administración autonómica y los efectivos dependientes de la Delegación del Gobierno en Galicia.

La propuesta de la Xunta de Galicia, trasladada este viernes a la Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp) incide en que las fuerzas de seguridad deben visitar «todos los locales que abran» a partir de la desescalada. La policía local acudiría, dependiendo de los medios de los que disponga, un mínimo de una o dos veces a la semana, para verificar que se cumplen las medidas y criterios establecidos, así como los horarios de cierre. Las ciudades y municipios de más de 20.000 habitantes contarían con una planificación específica para fines de semana, festivos y en puntos de especial concentración de locales.

Los efectivos locales, según indicó este viernes el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, contarían con el apoyo y acompañamiento de efectivos de la policía autonómica y de los inspectores de la Consellería de Sanidade. Además, la administración autonómica también ha solicitado la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para aquellos municipios “que no dispongan de Policía Local”.

Otro de los pilares del plan de desescalada debe ser el cálculo de los aforos de los locales. La Xunta insiste en que los aforos deben ser visibles y se debe respectar y controlar su cumplimiento. Además, se pretende la “máxima implantación” de los códigos QR por su beneficio para gestionar posibles brotes.