La OMS desespera ante la lentitud de la vacunación: “Es inaceptable”

La organización advierte del riesgo que supone la mayor movilidad en Semana Santa y de la posibilidad de que aparezcan nuevas variantes del coronavirus

El doctor Henri P. Kluge, director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, advierte que el ritmo de vacunación es "inaceptablemente" lento / OMS

El doctor Henri P. Kluge, director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, advierte que el ritmo de vacunación es «inaceptablemente» lento / OMS

La Organización Mundial de Salud (OMS) considera “inaceptable” la lentitud del proceso de vacunación en Europa. En un comunicado, advierte de la necesidad de acelerar el ritmo de inmunización de la población ante el aumento de casos detectado en las últimas semanas.

«Hace solo cinco semanas, el número de nuevos casos en Europa había bajado a menos de un millón a la semana, pero ahora la situación es más preocupante de lo que hemos visto en varios meses», ha lamentado la directora regional de Emergencias de la OMS para Europa, Dorit Nitzan.

La semana pasada se registró un incremento de positivos por coronavirus en la mayoría de los países europeos, con 1,6 millones de nuevos casos y cerca de 24.000 muertes.

A esto se suman dos riesgos añadidos. Por un lado, la OMS subraya que la variante británica del virus ya es la predominante en Europa, detectada en 50 países de la región, por lo que serán necesarias acciones adicionales para controlarla, ya que es más transmisible. Por otro, la Semana Santa incrementa la movilidad y las reuniones, lo que favorece la propagación de la pandemia.

O vacunas o confinamiento

«Las vacunas presentan nuestra mejor forma de salir de esta pandemia. No solo funcionan, también son eficaces para prevenir infecciones. Sin embargo, el despliegue de estas es inaceptablemente lento. Y mientras la cobertura siga siendo baja, debemos aplicar las mismas medidas sociales y de salud pública que hemos aplicado en el pasado», ha subrayado el director regional de la OMS para Europa, Henri P. Kluge.

A su juicio, es necesario aumentar la fabricación de vacunas, reducir las barreras para la administración de las mismas y utilizar todos los viales que hay disponibles para acelerar la inmunización de la población europea.

Según sus cálculos, solo un 10% de la población europea ha recibido una dosis de la vacuna y apenas un 4% ha completado la serie completa. «El riesgo de que la vacunación en curso proporcione una falsa sensación de seguridad a las autoridades y a la población es considerable, y eso conlleva un peligro», ha explicado Kluge.

«La probabilidad de que ocurran nuevas variantes preocupantes aumenta con la velocidad a la que el virus se replica y se propaga, por lo que es fundamental frenar la transmisión mediante acciones básicas de control de enfermedades. Y hoy, a diferencia de hace un año, tenemos mejores sistemas de prueba y rastreo, un intercambio de información más rápido y sabemos mucho más sobre cómo cuidar a los enfermos graves «, dijo Nitzan.

Las pruebas ampliadas, el aislamiento, el rastreo de contactos, la cuarentena y la secuenciación genética son las herramientas básicas de salud pública que deben utilizarse y fortalecerse continuamente, subraya la OMS.