Europa sale en defensa de AstraZeneca y desvincula los trombos de la vacuna

La Agencia Europa del Medicamento asegura que no está comprobado que la vacuna de AstraZeneca sea causante de trombos y reitera que sus beneficios son mayores que sus riesgos

AstraZeneca

Imagen de archivo de la vacuna de AstraZeneca

El Comité de Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia de la Agencia Europea del Medicamento lanza un mensaje de tranquilidad sobre la vacuna de AstraZeneca. El organismo ha reiterado que no se ha comprobado todavía la existencia de vínculos entre la vacuna contra el Covid-19 de la farmacéutica británica y los trombos detectados.

En rueda de prensa este miércoles, la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, ha señalado que, aunque «no se ha demostrado una relación causal con la vacuna», sí que «es posible», por lo que «se están realizando nuevos análisis», aunque, por el momento, no se ha identificado ningún factor de riesgo específico, como la edad, el sexo o un historial médico previo de trastornos de la coagulación, que establezca un vínculo entre ambas cuestiones.

Este comité del organismo regulador europeo, conocido como PRAC, se ha reunido este miércoles para analizar los casos raros de coágulos sanguíneos asociados a un bajo número de plaquetas en personas vacunadas con las dosis de AstraZeneca. Se espera que el PRAC emita una recomendación actualizada durante su reunión plenaria del 6 al 9 de abril.

Más beneficios que riesgos

Como ya comunicó el 18 de marzo, la EMA ha detallado a través de un comunicado que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca en la prevención de Covid-19, con su riesgo asociado de hospitalización y muerte, «superan los riesgos de los efectos secundarios». «Esta posición no ha cambiado», ha precisado este miércoles Cooke.

Pese a esta conclusión, indican que «las personas vacunadas deben ser conscientes de la remota posibilidad de que se produzcan estos tipos de coágulos sanguíneos tan poco frecuentes«. «Si tienen síntomas que sugieren problemas de coagulación como los descritos en la información del producto, deben buscar atención médica inmediata e informar a los profesionales sanitarios de su reciente vacunación», aconsejan.

Las palabras de los miembros de la EMA se producen una jornada después de que, ante nuevos casos de trombos en Alemania, el país liderado por Angela Merkel decidiese restringir su uso a la población mayor de 60 años, un paso que, por el momento, no ha sido seguido por España.