La Xunta acusa al Gobierno de dejadez por la sequía de actos en el Pazo de Meirás

El conselleiro de Cultura asegura tener la sensación de que la gestión del inmueble "ha dejado de ser" un asunto "prioritario" y censura la negativa a la celebración de actos en él

Un abogado del Estado acompañado de un Guardia Civil colabora en la realización del inventario del Pazo de Meirás

Un abogado del Estado acompañado de un Guardia Civil colabora en la realización del inventario del Pazo de Meirás – M. Dylan / Europa Press

El conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, arremete contra el Gobierno central por la gestión del Pazo de Meirás. El representante de la Xunta ha destacado que la labor de «solvencia» de la asesoría jurídica del Ejecutivo gallego y de la Abogacía del Estado han permitido recuperar la titularidad de un Pazo de Meirás del que, por el contrario, lamenta la sequía en la programación de actos.

Durante su intervención en el Parlamento de Galicia, Rodríguez ha manifestado tener la «sensación» de que se «perdió un poco la intensidad con respecto» a las Torres de Meirás y que «han dejado de ser» un asunto «prioritario». A su juicio, «las llaves están en manos del Estado», pero el pazo está «cerrado» desde entonces, algo que es «indudable» y que, pese a que se solicitaron permisos para poder hacer actos, fueron «denegados», inclusive a la propia Xunta para realizar un acto de reconocimiento a la escritora gallega Emilia Pardo Bazán.

«No es positivo para los ciudadanos», ha manifestado Rodríguez, quien se ha preguntado «cómo es posible lo que está pasando». Así, ha observado que se ha detectado «una cierta despreocupación en este caso».

Petición de la Xunta para gestionar el Pazo de Meirás

Con todo, ha confiado en que la actuación «solvente, sólida, rigurosa y prudente» de la actuación jurídica pública, que llevó a recuperar la titularidad, sirva para que las reclamaciones de los bienes que alberga el Pazo de Meirás «vayan en la misma dirección» de éxito en las doble vía que se está llevando a cabo ahora (en un juzgado de Madrid y otro de A Coruña).

En paralelo, Román Rodríguez también ha recordado la reclamación de Galicia para gestionar el Pazo, de lo cual «nada se sabe», una petición que también se aprobó en el Parlamento de Galicia, así como para la determinación de los usos y funciones, al respecto de lo que la Xunta es partidaria de convertirlo en faro de igualdad y de la cultura, que «recupere todo el trabajo intelectual sin olvidar que allí pasaba las vacaciones un dictador», y siempre teniendo en cuenta que «los valores democráticos son superiores».