La Xunta exige que los concellos controlen el aforo en las playas en Semana Santa

La Xunta calcula que cada usuario ocupará aproximadamente cuatro metros cuadrados, y permite quitarse la mascarilla cuando la persona permanezca tumbada

La Xunta exige que los concellos controlen el aforo en las playas en Semana Santa

Un hombre camina este viernes por la playa de Riazor, en La Coruña. EFE/Cabalar/Archivo

La Consellería de Sanidade ha decretado nuevas medidas de protección contra el Covid-19 de cara a los días festivos del puente de San José y Semana Santa, entre los que se encuentra la regulación del uso de playas, donde, como ocurrió durante el pasado verano, los ayuntamientos deben limitar los aforos para garantizar la distancia de seguridad. Además, se ciñen los grupos al máximo de seis personas, en caso de ser no convivientes.

Según recoge el DOG, la limitación de aforo responde a asegurar que se pueda mantener la distancia de seguridad en las playas, calculándola teniendo en cuenta que la superficie de playa que va a ocupar cada usuario será, al menos, de cuatro metros cuadrados. La colocación de objetos personales, como toallas o hamacas, «se llevará a cabo de forma que se pueda mantener la distancia de seguridad» con respecto a otros usuarios.

En cuanto al uso de mascarilla, debe utilizarse para todos los desplazamientos (entradas, salidas y paseos) y únicamente podrá quitarse durante el baño y mientras se permanezca en un espacio determinado sin desplazarse y haya distancia de seguridad entre no convivientes. Respecto a los grupos de personas, habrá que respetar un límite máximo de seis personas por grupo, excepto en el caso de convivientes.

Visitas a pacientes en UCI

Otro aspecto del nuevo paquete de medidas es la posibilidad de visitar a las personas ingresadas en la UCI, siempre y cuando se encuentren hospitalizadas por causas diferentes al Covid. La nueva orden establece que se permitirá «una visita por paciente» ingresado en las UCI, siguiendo las medidas que ya operaban antes de la pandemia. Recuerda, además, que solo se permitirá la presencia de un acompañante por usuario en centros sanitarios en el caso de menores, mayores dependientes o mujeres embarazadas.