Los cuatro embalses investigados de Iberdrola y Naturgy, bajo mínimos: el más lleno está al 27%

Los embalses de Iberdrola (As Portas y Cenza) son los que presentan un nivel de ocupación más bajo de entre los investigados, con un 14,9% y un 12,5%, respectivamente

Los cuatro embalses investigados de Iberdrola y Naturgy, bajo mínimos: el más lleno está al 27%

Imagen del embalse de Belesar, en Portomarín. EFE/Eliseo Trigo

Los embalses de As Portas, Cenza, Salas y Belesar, las cuatro presas de Naturgy e Iberdrola investigadas en la cuenca hidrográfica del Miño-Sil, siguen bajo mínimos. El nivel de ocupación se ha estancado en los últimos días en estos puntos, pero se ha reducido en otros, dejando la reserva hídrica gallega con 40 hectómetros cúbicos menos de agua, al 44,3 % de su capacidad, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

De los cuatro embalses investigados, el de Belesar (Naturgy) es el que tiene un nivel de agua más alto, con 181 de los 655 hectómetros cúbicos de capacidad máxima (un llenado del 27%). Tras este se sitúa el de Salas (Naturgy), con un nivel de ocupación del 26%. As Portas (Iberdrola) está al 14,9%, y Cenza (Iberdrola) al 12,5%.

Las presas gallegas tienen actualmente 1.646 hectómetros cúbicos de agua embalsada. Las de la cuenca Miño Sil, con 1.261 hectómetros cúbicos, se encuentran al 41,6 % de su capacidad; mientras que las de la cuenca Galicia-Costa tienen 385 hectómetros cúbicos, un 56,3 % de su capacidad.

No habrá investigación

El Partido Popular rechazó a finales de septiembre la propuesta para poner en marcha una comisión de investigación sobre el vaciado de embalses en la comunidad este verano por parte de Iberdrola y Naturgy. Haciéndose valer de sus 42 escaños en el hemiciclo gallego, el PPdeG vetó la iniciativa debatida a petición del BNG de Ana Pontón, que contaba con el apoyo del PSOE de Gonzalo Caballero.

El principal argumento esgrimido por los populares fue que la investigación se trata de “una competencia estatal”. “Comisión sí, pero en el Congreso”, según aseveró la diputada Marisol Díaz Mouteira. La decisión fue duramente criticada por la oposición, que atizó al presidente de la Xunta con la campaña Hai apertas que venden un país —con la foto del abrazo del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y de Feijóo en el acto civil de su toma de posesión de 2009.