Teresa Ribera, a la espera de Red Eléctrica, insiste: es «difícil» reactivar As Pontes

La ministra apunta que España tiene garantizado el suministro energético y también puede generarlo a través de las centrales de ciclo combinado, por lo que tiene poco sentido “económico y ambiental” volver al carbón

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. EFE/Mariscal

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha admitido este viernes que, aunque es posible la reactivación de la central térmica de Endesa en As Pontes, sería muy «difícil». Así lo ha destacado en una entrevista en Onda Cero, en la que ha precisado que la coruñesa sería la única de las centrales de carbón cuyo cierre podría aplazarse porque el resto «no están preparadas para quemar carbón con seguridad» en cuanto a la calidad del aire.

Muchas de las centrales están siendo desmanteladas desde hace tiempo, por lo que ya no hay marcha atrás, ha explicado.

El Gobierno continúa a la espera de recibir el informe de Red Eléctrica sobre si es necesario reactivar As Pontes de cara a garantizar el suministro de energía en España.

Alto coste del carbón

Además, el carbón se paga ahora mismo a un precio desorbitado en los mercados internacionales, incluso a veces más alto que el del gas, y España tiene garantizado el suministro y también puede generarlo a través de las centrales de ciclo combinado, por lo que comprarlo fuera tiene poco sentido económico y ambiental, ha dicho.

Ribera ha contestado así a una pregunta sobre la propuesta del PP de volver al carbón y a la energía nuclear como forma de alcanzar un pacto de estado energético, y ha añadido que, más allá de esto, el Gobierno no ha recibido «ninguna propuesta concreta».

También ha recordado que las centrales nucleares aún funcionan a pleno rendimiento en España, mientras llega al momento de reducir su presencia de modo garantista.

«Tenemos que trabajar para cubrir las necesidades de la sociedad» pero hay que evitar «generar señales confusas», ha considerado Ribera.