​Así serán las restricciones en las ciudades gallegas desde el viernes

Santiago y Ourense superan el cierre perimetral y tendrán las restricciones más blandas; Pontevedra sufrirá las mayores limitaciones

​Así serán las restricciones en las ciudades gallegas desde el viernes

La Xunta de Galicia marca el camino a la segunda desescalada en los concellos gallegos afectados por la nueva batería de restricciones. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha desglosado durante su intervención de este miércoles cómo queda el nuevo mapa de limitaciones en Galicia, en el que se relajan las limitaciones en las dos ciudades que fueron objeto de los primeros cierres como consecuencia del Covid-19 durante este otoño.

Se trata de Ourense y Santiago, que pasan a situarse en el nivel básico de alerta. Se trata de un nivel aplicable a los otros concellos de más de 10.000 habitantes con una incidencia acumulada inferior a los 100 casos por cada 100.000 habitantes en 15 días (o menos de 150 casos en los de menos de 10.000 habitantes). Tanto en Ourense como en Santiago, A Estrada o Ares se elimina la restricciones de movilidad, se permite la reapertura de la hostelería al 50% de su aforo interior y el 75% en el exterior con un máximo de 6 personas.

De A Coruña a Pontevedra

Ourense y Santiago recuperan la libre movilidad, a diferencia de otra de las grandes ciudades gallegas, que se sitúa en el nivel medio de restricciones: A Coruña. La urbe herculina, al igual que Burela, Laxe, Silleda, Soutomaior, Pontecaldelas, Barro y Cerdedo-Cotobade, verá reabierta su hostelería al 40% en el interior y el 50% en el exterior a partir del viernes con un máximo de 6 personas. La Xunta aplicará este nivel de restricciones en aquellos concellos de más de 10.000 habitantes con una incidencia acumulada de entre 100 y 150 casos y en aquellos de menos 10.000 habitantes, pero con una horquilla de entre 150 y 250 casos de incidencia acumulada.

Ferrol, Lugo y Vigo, por su parte, se ubican bajo el nivel medio-alto de alerta. La Xunta permite en estos casos que la hostelería abra al 30% de su aforo interior y el 50% exterior hasta las 17.00 horas, ya que se trata de concellos con una mayor incidencia acumulada (entre 150 y 250 casos por cada 100.000 habitantes). Además de los concellos limítrofes con Ferrol, Vigo y Vilagarcía de Arousa, este nivel de restricciones también se aplicará sobre las almendras de Coristanco, Meis y Cee, así como en los municipios de Oroso, Vimianzo, Ribadavia, Xinzo y Vilaboa.

Por último, Pontevedra se queda bajo el nivel máximo de restricción, al presentar una incidencia acumulada superior a los 250 casos. En este caso, solo podrán abrir las terrazas hasta las 17.00 horas y las reuniones quedan limitadas a un máximo de cuatro personas. Poio, Marín. O Grove, Sanxenxo, Carballo, A Laracha, Tui, Ponteareas, Moaña, Vilalba, Narón, Redondela, O Porriño, Cambados y As Pontes también se verán sometidos a estas limitaciones.