Los jefes mundiales de Alcoa hablan de Alúmina: “Buscamos más opciones para frenar las pérdidas”

El vicepresidente del grupo americano indica en una conferencia con Morgan Stanley que “seguirán tomando medidas donde sea necesario” para minimizar el impacto de los precios energéticos

Alúmina

Imagen exterior de las instalaciones de Alúmina Española en San Cibrao

El complejo de Alcoa en A Mariña lucense tiene parada por completo y hasta 2024 la producción de aluminio primario, a la vez que recortada al 50% la de alúmina. La crisis de los precios eléctricos y de la subida del gas ha impactado en los negocios españoles del grupo americano, cuyos máximos directivos aseguran que “seguirán tomando medidas donde sea necesario”.

Y es que la situación de San Cibrao tiene eco más allá del Atlántico. La pasada semana, directivos de Alcoa a nivel mundial participaron en una conferencia organizada por Morgan Stanley. En el marco de la misma, el vicepresidente ejecutivo y director financiero del grupo, William Oplinguer, fue preguntado por la situación actual del grupo y las medidas aplicadas para frenar la crisis energética, especialmente en Europa.

Entre otras medidas, el número dos de Alcoa explicó que en España el grupo llevó a cabo una reducción de dos años en la fundición de aluminio, que “estaba en una posición realmente mala debido a la exposición de los precios spot de la energía”. “Llegamos a un acuerdo con el sindicato y los Gobiernos para poder reducirla durante dos años, mantener el nivel de empleo y comprometernos a reiniciarla en 2024”, rememoró, para analizar la situación de la planta de Alúmina.

Nuevas medidas

“Ahora la refinería está teniendo problemas con los altos precios del gas natural. Dijimos que iba a perder 75 millones de dólares en el tercer trimestre y tomamos medidas. Pudimos reducir aproximadamente a la mitad el nivel de producción y mitigar las pérdidas a más de 50 millones en el tercer trimestre”, indicó, en referencia a la reducción de producción aplicada este verano, que no ha llevado aparejada ninguna medida de impacto en el empleo.

Con todo, Oplinguer dejó claro que el grupo continúa en la búsqueda de más medidas que frenen las pérdidas en Alúmina. “Estamos buscando más oportunidades para tomar medidas allí y mitigar las pérdidas”, insistió. “Si bien hemos realizado un gran trabajo en la cartera con la situación energética en Europa, continuaremos tomando medidas donde sea necesario”, dijo.

Así, recordó que este verano también apagó una de las tres series de electrólisis de la planta de aluminio primario de Lista, una de las dos factorías que posee en Noruega, reduciendo un tercio la capacidad de producción de la fábrica. “Vimos que se estaba produciendo un incremento de 30 millones de dólares en costos de energía y no nos quedamos sentados”, añadió.

¿ERTE?

Si bien el vicepresidente de Alcoa se refería a nuevas medidas para poder mitigar las pérdidas en la factoría de Alúmina, de momento la posibilidad de un expediente laboral no parece estar encima de la mesa. Este martes, el presidente de la parte social en San Cibrao, José Antonio Zan, indicó que «en ningún momento el comité de empresa ha aceptado hablar de un ERTE«, para el que no existe «razón alguna».

La socia de Alcoa en la planta, la australiana Alumina Limited, descartó el pasado agosto, en el marco de su presentación trimestral de resultados, una reducción total en la refinería de San Cibrao, precisamente debido a la situación que se vivió en la planta de aluminio primario el pasado año y por la que los sindicatos llevaron ante justicia el ERE que el grupo americano pretendía aplicar.