Albert Rivera durante la reuión del comité permanente de Ciudadanos para analizar los resultados del 28-A. Foto: EFE/JL

Cs reprueba a Sánchez por su postureo para "tapar las vergüenzas"

stop

Los de Rivera apuntan que Sánchez pide una abstención a los constitucionalistas que "ni él mismo quiere"

Economía Digital

Albert Rivera durante la reuión del comité permanente de Ciudadanos para analizar los resultados del 28-A. Foto: EFE/JL

22 de junio de 2019 (19:52 CET)

La entrada de Vox en el Congreso de los Diputados y el reciente pacto nacional de derechas junto a los de Abascal y el Partido Popular acrecientan las dudas sobre el camino de ruta que debe seguir Ciudadanos. El partido de Albert Rivera deberá decidir si vuelve a sus orígenes más liberales o se mantiene alineado junto a la derecha. La decisión deberá ser más apresurada que pausada teniendo en cuenta que, por el momento, el líder de los socialistas y Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se niega a ceder carteras ministeriales a Unidas Podemos

De hecho, en los últimos días Sánchez ha apelado en repetidas ocasiones al "sentido de la responsabilidad" de los populares y la formación naranja. Los socialistas quieren evitar depender de los votos independentistas de Esquerra Republicana –más aún sin conocer la sentencia del procés– para ser investidos y se ven obligados a pedir la abstención de las derechas para conseguir la investidura de Sánchez. 

Por todo ello, hoy el secretario de organización de Ciudadanos en Madrid, César Zafra, ha acusado al presidente del Gobierno en funciones de utilizar la "abstención responsable" que pide al partido naranja como excusa para "tapar las vergüenzas" de sus contactos con partidos independentistas: "Una vez elegido a Bildu como socio y al resto de fuerzas independentistas, el señor Sánchez no puede pedir al resto de partidos constitucionalistas una abstención que ni él mismo quiere". 

El pacto en Navarra

El diputado autonómico se ha referido así al pacto suscrito por el PSOE en Navarra, donde el candidato de la coalición tripartita de Geroa Bai, Unai Hualde, fue elegido presidente del Parlamento Foral con los votos de los socialistas, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerravotos, mientras que EH Bildu logró un puesto en la mesa. 

"Sánchez ha dejado acreditado una vez más que su socio preferente, además de Podemos, son los independentistas", ha insistido Zafra. El dirigente ha acusado a Sánchez de aprovechar la "presión mediática" para justificar sus pactos de gobierno en algunas comunidades autónomas. "Dijimos que el señor Sánchez no iba a ser investido con nuestros votos y así va a ser", ha zanjado el diputado.

Los números de la investidura

Los socialistas han anunciado en repetidas ocasiones que quieren que la investidura se celebre el próximo mes de julio. Aunque sin fijar la fecha y redoblando la presión ante los morados, se escuchan las voces fantasmas de la repetición de elecciones. Las cifras, pero, lo dejan claro: la coalición de PSOE –con 123 escaños– y Podemos –con 42– no asegura la mayoría –situada en 175–. Y sabiendo que podemos no digiere bien eso de repetir elecciones –perdió más de un millón de votos en las últimas elecciones generales de 2016– asumen que si los comunes no aceptan la propuesta de Sánchez se abstendrán en la investidura.

El 28-A, Sánchez ganó ampliamente al PP –que sólo consiguió 66 escaños–, pero sin sumar mayoría con Unidas Podemos. El socialista deberá tener en cuenta las fuerzas independentistas catalanas y nacionalistas vascas –que suman 32 representantes– ya que todo apunta que van a ser fundamentales para extender su mandato.

Por su parte, las tres derechas –PP, Ciudadanos y Vox– se quedaron cortas con 147 escaños, pero sin intención  alguna de colaborar con el grupo mayoritario, mientras que canarios (2 escaños), navarros (2 diputados), el representante cántabro y el valenciano, aumentan su carácter estratégico.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad