Duran: la declaración de independencia sería “un gravísimo error”

stop

DEBATE SOBERANISTA

Josep Sánchez Llibre, Duran Lleida y Sáenz de Santamaría en el Congreso./EFE/Chema Moya

21 de marzo de 2014 (14:25 CET)

Los dirigentes de CiU tienen claro que no pueden correr algunos riesgos. Uno de ellos es la declaración unilateral de independencia, aunque tampoco la descartan. De hecho, quieren jugar todas las bazas, para sumar esfuerzos. Pero Josep Antoni Duran Lleida ha querido este viernes insistir en ello. Para Duran esa opción “sería un gravísimo error”.

El líder de Unió, en su carta semanal a la militancia de Unió, asegura que él no es partidario de ello. Pero, como en muchas otras ocasiones, Duran señala en una dirección y en la contraria: "Creo que no nos iría bien, o, mejor dicho, nos iría muy mal, pero nadie puede asegurar que se produzca si la falta de capacidad política en España sitúa a Catalunya en un callejón sin salida. El tiempo pasa y no sólo no juega a favor, como debe pensar Rajoy, sino que está jugando en contra”.

Por tanto, la advertencia es clara. O el Gobierno central busca una salida, o la declaración unilateral podría ser una posibilidad real, como reclaman algunos sectores independentistas, todavía controlados por los partidos políticos, y las asociaciones cívicas.

Consulta catalana


La posición de Duran llega después de que el Govern mantenga su intención de convocar una consulta soberanista bajo el amparo de una ley de consultas catalana, que se está tramitando en el Parlament. El President Artur Mas da por sentado que el Congreso rechazará la posibilidad –el 8 de abril-- de transferir la competencia a la Generalitat, y ya prepara el plan B, con una consulta catalana, avalada por el Estatut.

El principal problema para poder convocar esa consulta es el censo, que está en manos del Ministerio de Interior. El Govern de Artur Mas tiene la idea de recurrir a los censos de los municipios, y busca también cómo crear un registro para los catalanes que viven en el extranjero.

La voluntad es que ese registro esté operativo en abril, para que haya tiempo de recoger todas las peticiones. Pero, claro, como lleva haciendo hasta ahora, no se hará mención en el decreto de constitución de ese registro del objetivo real: la consulta soberanista. El Govern trata de retrasar al máximo la convocatoria de la consulta, o de mencionarla para que no pueda ser invalidada por el Gobierno central.

El papel de la ACN

El hecho es que en los próximos meses la tensión con el Gobierno central se incrementará. Duran Lleida asegura en su carta que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy debería moverse “rápido y en la buena direccion”. Y que en caso contrario, “la ruptura puede ser irreversible, porque ahora ya lo es sentimentalmente para mucha gente, y puede ir más allá de los sentimientos”.

¿Se trata de un farol que no está justificado? La tensión política comienza a incrementarse, justo cuando la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que aglutina la sociedad civil comprometida con el independentismo, quiere incidir directamente en el proceso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad