Teodoro García Egea, Pablo Casado y Enrique López (secretario de Justicia y consejero de la Comunidad de Madrid) durante la reunión del comité de dirección del PP celebrada este lunes en la sede los populares, en la calle Génova

El PP exige un contacto Pedro Sánchez- Pablo Casado para facilitar la renovación del CGPJ

stop

Pablo Casado insiste en dejar fuera a Podemos de estas negociaciones para que puedan avanzar las conversaciones

Nuria Val

Teodoro García Egea, Pablo Casado y Enrique López (secretario de Justicia y consejero de la Comunidad de Madrid) durante la reunión del comité de dirección del PP celebrada este lunes en la sede los populares, en la calle Génova

Madrid, 19 de octubre de 2020 (15:56 CET)

El Partido Popular exige un contacto entre el presidente del Gobierno y el principal líder de la oposición para desbloquear la renovación de los órganos judiciales, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Ya no vale las llamadas entre portavoces o cargos intermedios, "Sánchez debe de dar la cara para tratar un asunto tan serio como este", aseguran fuentes populares.

El líder del PP, Pablo Casado, presentó este lunes, en rueda de prensa tras la reunión del Comié de Dirección del partido, una contraoferta a la proposición ya registrada por PSOE y Podemos que pretende cambiar la mayoría de 3/5 de las Cámaras y dejar fuera a los populares en la elección del CGPJ. A diferencia del Gobierno de coalición, los populares proponen que sean los magistrados quienes elijan directamente a la mayoría del CGPJ.

Esta reforma, en todo caso, se podría aplicar en las próximas renovaciones de la cúpula judicial y no ahora, ya que la actual normativa se encuentra ya en funcionamiento y resulta imposible aplicar una nueva norma con retroactividad.

Sin embargo, los de Casado reclaman un acuerdo de despolitización previo a la modificación de la ley, mediante un acuerdo entre partidos políticos para "no proponer como juristas a expolíticos".

"Con Podemos no vamos a negociar"

El líder de la oposición defendió una propuesta que regresa al método de 1980, al tiempo que ha vuelto a exigir que Sánchez deje a Unidas Podemos fuera de la negociación, señalando que no se sentará con el PSOE si lleva a la mesa las reivindicaciones del partido de Pablo Iglesias. "Con Podemos no vamos a negociar", sentenció, tajante, Casado.

Los populares ya dejaron claro en la última reunión mantenida con los socialistas, en agosto, que Podemos quedaba fuera de la ecuación a la hora de solicitar puestos en la cúpula de los órganos judiciales. Fuentes del PP sostienen que la formación de Iglesias habría pactado con Sánchez el reparto de jueces "a su medida".

“Es importante que, tras la conmoción social, mediática e internacional, suscitada por el PSOE, volvamos a los orígenes, a lo que la gente pide: despolitización, independencia, separación de poderes y fortalecimiento institucional”, pidió Casado. 

Tras la imputación de Podemos como formación y las tres causas abiertas que los morados mantienen en la Justicia, los de Casado exigen dejar fuera al principal socio de Sánchez y continuar con el sistema bipartidista de elección mantenido hasta ahora. El PP señala que "se trata de un acuerdo parlamentario y no de Gobierno" para excluir al partido de Iglesias de las negociaciones.

Este sería el principal escollo de los socialistas, al mantener que se trata del Gobierno de coalición "compuesto por dos formaciones, PSOE y Podemos", indican fuentes de Ferraz. Asimismo, explican que los populares exigen una cuota "como si tuviera la mayoría absoluta de 2011 y ya no la tiene", insisten los socialistas para exigir que rebajen sus presupuestos. 

La reforma planteada por Casado evitaría el intento de “ocupación institucional” del Estado en organismos como la Fiscalía General del Esado, el CNMC, el CIS, RTVE, el CNI y las “purgas” en la Guardia Civil, aseguran en el PP. “Nunca se había llegado tan lejos”, afirmó Casado, quien denunció los ataques del vicepresidente Iglesias a la Monarquía y al Poder Judicial. 

Primer paso: el Tribunal Constitucional

Casado solicitó al PSOE que retire su propuesta para comenzar a negociar ya que, de hacerlo, ambos partidos podrían comenzar negociando la renovación del Tribunal Constitucional, tal y como sugieren fuentes del PP.

El Congreso debe elegir los sustitutos de las cuatro plazas caducadas desde noviembre de 2019, a las que se suma la reciente renuncia del magistrado Fernando Valdés, procesado recientemente por un delito de malos tratos en el ámbito familiar contra su mujer.

Esta renovación abriría el camino a la posterior negociación del CGPJ. La proposición del PP propone además despolitizar la Fiscalía, que todas las decisiones del consejo se tomen por una mayoría de 3/5 y que las asambleas autonómicas no elijan a magistrados ni vocales de los Tribunales Superiores.

Para presentarse a la elección, los jueces deberán contar con el respaldo de alguna organización judicial o recabar avales. El PP reclama, además, que el CGPJ deba emitir informes sobre todas las reformas que afecten al poder judicial. Casado defendió que esta proposición es coherente con lo que ha defendido desde que asumió la presidencia de su partido, mientras que el PSOE ha cambiado de posición.

El presidente del Partido Popular cree que Sánchez se ha pasado “de frenada” proponiendo que el CGPJ se renueve con mayoría absoluta y no reforzada y por eso se plantea “si puede llevar a cabo la amenaza que formuló la semana pasada”, volviendo a pedir un pacto a los "populares".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad