El portavoz de JpC, Albert Batet, de pie, junto a Eduard Pujol y Elsa Artadi, en la primera fila del Parlament. EFE
stop

La formación pide a la entidad soberanista que recapacite para consensuar el rumbo hacia la independencia

Alessandro Solís

Economía Digital

El portavoz de JpC, Albert Batet, de pie, junto a Eduard Pujol y Elsa Artadi, en la primera fila del Parlament. EFE

Barcelona, 07 de octubre de 2018 (19:36 CET)

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha marcado fecha de caducidad del Govern de Quim Torra: el 21 de diciembre de 2018, y no junio, como planea el president de la Generalitat. Ante estas exigencias, Junts per Catalunya (JpC) intenta calmar los ánimos de la ANC, a quien pidió "hacer piña y sumar".

La ANC "es un actor importante en el proceso", dijo el portavoz de JpC en el Parlament, Albert Batet, que consideró que las amenazas a Torra no tienen en cuenta la necesidad de avanzar hacia la independencia uniendo fuerzas. Batet subrayó, en este sentido, que la hoja de ruta soberanista debe ser "compartida".

Según el portavoz de JpC, la dirección a seguir del independentismo debe consensuarse entre todos los partidos políticos (ERC, la CUP y JpC) y las otras organizaciones independentistas, como Òmnium Cultural

A su juicio, los partidos y las entidades soberanistas no han llegado hasta aquí sin antes "compartir horizontes de futuro". "Tenemos que hacer piña, tenemos que sumar", añadió, y aseguró que la voluntad de JpC sigue siendo "hacer efectiva la república catalana".

ERC y Òmnium se distancian del relato de la ANC

Un discurso distinto ha hecho eco desde el frente republicano. El vicepresidente catalán por ERC, Pere Aragonès, defendió que el "procés" no es un asunto que deba llevarse con "prisa", sino que consiste en "avanzar" hacia la independencia y hacerla efectiva, para lo que se necesita "una mayoría social inapelable que esté a favor".

Aragonès salió al paso tras las amenazas de la ANC en una entrevista en el diario catalán Ara, en la que asegura que "necesitamos ser muchos más, ser mucho más fuertes, para poder asegurar la victoria". ERC reclama más tiempo para progresar, mientras la entidad independentista pone en marcha el reloj de la alarma.

La otra gran asociación soberanista, Òmnium, también se distanció del ultimátum de la ANC. "No nos corresponde decir cuál es la hoja de ruta a seguir, sino que nuestro papel pasa por contribuir a generar consensos en el soberanismo que nos permitan avanzar", comentó el vicepresidente Marcel Mauri.

"Pedimos que todo el mundo hable claro, ponga sus estrategias sobre la mesa, sin ocultar que ahora hay estrategias diferentes, y se pueda construir y avanzar de manera conjunta", agregó Mauri.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad