La Generalitat salda deuda con el Ayuntamiento a base de ladrillo

stop

URBANISMO

Sònia Recasens, concejala de l'Ajuntament | EP

14 de octubre de 2014 (21:40 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona perdonará 30 millones de euros de deuda a la Generalitat con una operación inmobiliaria. El Consistorio recibirá en dación en pago dos inmuebles: los antiguos juzgados de Barcelona en Via Laietana y la nave central de Can Batlló. La segunda teniente de alcalde y responsable municipal de economía, Sonia Recasens, ha asegurado que el primer edificio se destinará a dependencias administrativas mientras que el segundo se reserva para acoger las dependencias de Habitat Urbà.

Recasens ha asegurado que esta operación se encuentra en el calendario de pagos establecido entre ambas instituciones. El objetivo es reducir los 142 millones de euros oficiales –la oposición contabiliza una cantidad superior-- mientras se aumenta el patrimonio del Ayuntamiento.

Los inmuebles

El Ayuntamiento ha adquirido la nave central del recinto de Can Batlló, en el distrito de Sants-Montjuïc. Consta de una superficie de 21.830 m2 , y se habilitará para convertirse en la sede de las dependencias municipales del área de Habitat Urbà. El reagrupamiento de todas estas oficinas supondrá un ahorro anual aproximado de 5,5 millones. No obstante, la rehabilitación del espacio de Can Batlló para llevar a cabo estas actuaciones ascenderá a unos 40 millones de euros aproximadamente .

El segundo inmueble corresponde a la finca ubicada en los números 8-10 de Via Laietana, la antigua sede de los juzgados. La rehabilitación de este edificio, con una superficie total de 10.853 m2, asciende a siete millones de euros. El Consistorio calcula que logrará un ahorro en alquileres de dos millones.

Can Batlló, en la memoria

El proyecto de Can Batlló es uno de los grandes asuntos pendientes de Barcelona. El Plan General Metropolitano (PGM) de 1976 estableció que Can Batlló debía ser suelo de equipamientos. El proyecto quedó en tierra de nadie hasta que en 2006 el Ayuntamiento de Barcelona realizó un acuerdo con la Generalitat y la firma Immobiliaria Gaudí donde se preveía que, además de equipamientos, también se alzarían viviendas de protección oficial.

La iniciativa ha dormido el sueño de los justos hasta el año pasado. El Consistorio cedió tres naves situadas en el bloque 11 a las entidades de la zona de manera provisional para el desarrollo de actividades de tipo social, cultural y lúdico. En abril comenzaron los escombros de muros y algunos de los edificios del recinto, que permitieron abrirlo al barrio y crear nuevos espacios libres, algunos de los cuales también han sido cedidos a las entidades para desarrollar otros proyectos, como unos huertos urbanos.

Críticas del PSC

Jaume Collboni , alcaldable socialista por Barcelona, ha criticado la operación. “Trias continúa ayudando a maquillar las cuentas de la Generalitat con estas extrañas operaciones patrimoniales. Ahora afirman que aceptan una dación en pago de dos inmuebles, cuando Can Batlló es un inmueble que el Ayuntamiento cedió a la Generalitat”, ha criticado.

Por su parte, Eduardo Bolaños, edil del PP, ha recordado que la iniciativa de perdonar deuda con inmuebles nace de una propuesta de su partido. No obstante, ha pedido a Recasens que muestre cómo se ha realizado la tasación de la operación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad