Varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify pararon el sábado en la Avenida Diagonal, en Barcelona, en señal de protesta por las amenazas y agresiones por parte de taxistas. Foto: EFE/MP

Los VTC contraatacan concentrándose en la Diagonal

stop

Unos 300 coches ocupan dos carriles de la avenida Diagonal para protestar contra el decreto del Govern para regular las licencias VTC

Alessandro Solís

Economía Digital

Varios centenares de vehículos VTC de Uber y Cabify pararon el sábado en la Avenida Diagonal, en Barcelona, en señal de protesta por las amenazas y agresiones por parte de taxistas. Foto: EFE/MP

Barcelona, 19 de enero de 2019 (18:40 CET)

Después de la huelga indefinida del sector del taxi en la Gran Vía de Barcelona, que inició el viernes y se ha extendido este sábado, los conductores de servicios de vehículo de transporte con conductor (VTC) como Uber y Cabify contraatacan con su propia concentración en la avenida Diagonal de la capital catalana.

El decreto del Govern para regular la actividad de las licencias VTC en Cataluña no gusta a unos ni a otros. Los taxistas creen que el tiempo de precontratación de 15 minutos que diferenciará a las VTC de los taxis debería ser mayor, y empresas como Uber y Cabify creen que la decisión "pone en riesgo la libertad de elegir del ciudadano".

La contra manifestación de VTC en Diagonal

Tras denunciar agresiones a vehículos con licencia VTC por parte de taxistas en los bloqueos de este fin de semana, al menos unos 300 conductores de estas plataformas decidieron concentrarse en dos carriles de la Diagonal, sin llegar a cortar el tráfico, a la altura de la plaza Francesc Macià, en sentido sur, informó Europa Press.

No solo los ataques a los coches provocaron la contra protesta de los VTC, sino también la reunión que sostienen este sábado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) con los representantes del sector del taxi, a la que no fueron invitados los otros protagonistas del conflicto.

Con la Gran Vía bloqueada por los taxistas y la Diagonal con gran presencia de coches VTC parados sobre la calzada, Barcelona queda partida en dos por una problemática que no parece llegar nunca a su fin. La Generalitat, por su parte, defiende su decreto de regulación e insiste en mantener en 15 minutos el periodo de precontratación de los VTC.

La patronal de las VTC, Unauto, denunció que 50 coches han sufrido daños desde que empezó la huelga de taxistas. "La cesión al chantaje por parte del conseller de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, que ha estado alimentando las pretensiones descabelladas del taxi, ha propiciado los disturbios vividos ayer", dijo Unauto en un comunicado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad