Pablo Iglesias y la alcaldesa Ada Colau en la rueda de prensa de este jueves en la que defendieron un diálogo entre instituciones y partidos que derive en "un nuevo pacto entre Cataluña y España". /EFE/ Quique García

El pleno del Ayuntamiento obliga a Colau a escoger bando

stop

La oposición fuerza a Colau a definirse sobre el ‘procés’, los políticos presos y la violencia que sufrió la ciudad en los últimos días

Josep Maria Casas

Economía Digital

Pablo Iglesias y la alcaldesa Ada Colau en la rueda de prensa de este jueves en la que defendieron un diálogo entre instituciones y partidos que derive en "un nuevo pacto entre Cataluña y España". /EFE/ Quique García

Barcelona, 25 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Ada Colau estará este viernes entre la espada y la pared. Los grupos de la oposición municipal forzarán a la alcaldesa de Barcelona a definirse de forma clara sobre la sentencia del procés, la situación de los políticos independentistas presos y los episodios de violencia que ha sufrido la ciudad. La obligarán a escoger bando.

El propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, la retó el miércoles a elegir bando: “Se ha acabado el tiempo de la equidistancia, o estamos con los represaliados o con los represores".

ERC encara el pleno de este viernes como la “respuesta” a la sentencia del Tribunal Supremo por la que se condenó a Oriol Junqueras y otros ocho dirigentes políticos a largas penas de cárcel. Pidieron un pleno extraordinario sobre estas condenas, pero Colau se negó.

Los republicanos llevarán tres iniciativas al pleno. La primera es una proposición para que el Ayuntamiento se posicione de forma “clara y nítida” sobre “la libertad de los pesos y presas políticas”.

Y en el apartado de ruegos, formularán dos peticiones: una a la alcaldesa, para que convoque una mesa de diálogo, y otra dirigida al equipo de gobierno, para que difunda en las redes internacionales “la involución y la regresión de los derechos y libertades que está sufriendo Cataluña”.

Sobre la mesa de diálogo, la concejal republicana Elisenda Alamany precisó que no piden a Colau que haga de árbitra o mediadora, sino que tenga un “rol activo” en la exigencia de un diálogo entre los gobiernos español y catalán.

Colau gobierna con los socialistas de Jaume Collboni. El pacto de gobierno que firmaron el pasado julio contempla que sus respectivas formaciones discrepen y puedan votar en sentido contrario sobre lo que denominan “cuestiones nacionales”.

Ciudadanos pide contundencia

Ciudadanos exigirá que el Ayuntamiento de Barcelona se persone como acusación particular contra los detenidos por los disturbios ocurridos después de la sentencia del procés. De oficio, el Ayuntamiento se persona como acusación cuando se destrozan bienes municipales, pero Cs le exige más contundencia.

Paco Sierra, portavoz del grupo de Cs, calificó de “inaudito” que el Ayuntamiento subvencione a la entidad que asesora jurídicamente “a quienes provocaron los disturbios”. Se refería a los 9.716 euros concedidos al Centro Irídia.  Sierra reclamó que los costes de los destrozos sean asumidos por aquellos que los han provocado.

Ciudadanos también propondrá que el Ayuntamiento de Barcelona salga y deje de abonar las cuotas de la Asociación Catalana de Municipios (ACM) a raíz del registro policial efectuado esta semana por un presunto desvío de fondos públicos. El consistorio paga 150.000 euros anuales a la ACM.

Josep Bou, presidente del grupo del PP, pedirá a Colau que condene los “altercados vandálicos del independentismo violento” que sufrió la ciudad después de difundirse la sentencia del procés.

El PP reclamará la elaboración de un informe detallado sobre los desperfectos causados, tanto por lo que concierne a los bienes municipales como su impacto económico sobre el comercio y la restauración.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad