Encuentro de Raül Romeva con Sigmar Gabriel, ministro alemán de Exteriores. Foto: Generalitat de Cataluña.

El jefe de prensa de la Generalitat manipula los encuentros de Romeva

stop

El jefe de prensa presenta a Romeva como anfitrión de los ministros de Francia y Alemania en Barcelona

Economía Digital

Encuentro de Raül Romeva con Sigmar Gabriel, ministro alemán de Exteriores. Foto: Generalitat de Cataluña.

Barcelona, 20 de agosto de 2017 (12:43 CET)

El jefe de prensa de la Generalitat, Pere Martí Colom, manipuló los encuentros que el consejero Raül Romeva ha mantenido con los ministros de exteriores de Francia y Alemania, que llegaron a Barcelona para dar su apoyo tras los atentados de Barcelona y Cambrils.

El ministro francés Jean-Yves Le Drian y su par alemán Sigmar Gabriel fueron recibidos por el subdelegado de la Delegación de Gobierno en Cataluña, Emilio Ablanedo Reyes y allí también estuvo Romeva, como consejero de Relaciones Institucionales y Exteriores del gobierno catalán. Luego estos ministros se reunieron con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en la Delegación.

El encuentro se produjo en el aeropuerto de Barcelona, en una sala especial para recepción de autoridades. Pero Colom alteró la referencia geográfica y dijo en un tweet “Recordáis que decían que no tendríamos relaciones internacionales, que no nos recibiría nadie. Cierto, el consejero Romeva los recibe en su despacho”.

pere colom

De esta forma Colom ha intentado revertir el poco éxito de la oficina diplomática catalana en su promoción del proceso independentista en el exterior, donde en las giras el presidente Carles Puigdemont ha sido recibido por figuras políticas de segundo orden, y muchas administraciones han preferido evitar un encuentro.

Con la polémica en las puertas, Colom ha restringido el acceso a su cuenta de Twitter sólo a sus seguidores, y ha borrado los posts en los que manipulaba los encuentros con los ministros de Francia y Alemania.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad