Rajoy logra arrinconar al PSOE con las nuevas elecciones

stop

El PP es el partido mejor posicionado para ganar el 26J si presume de medidas económicas y entona el 'mea culpa' por la corrupción, según los expertos

Mariano Rajoy el mejor posicionado para ganar las elecciones.

Barcelona, 03 de mayo de 2016 (01:00 CET)

La política española ha fracasado. Los partidos han tenido más de cuatro meses para hablar y ponerse de acuerdo, pero no lo han conseguido. A las 00.00 horas de este lunes se les ha acabado el plazo legal. Las nuevas elecciones han quedado convocadas de forma automática. Se celebrarán el 26 de junio y el PP es, hoy por hoy, el partido mejor posicionado para ganarlas, según apuntan los expertos.

Los populares cuentan con tres factores que juegan a su favor: es el partido con el electorado más movilizado, la abstención les beneficia y pueden recuperar votos que el 20 de diciembre fueron a parar al contador de Ciudadanos.

Mayor abstención

Los nuevos comicios se celebrarán el 26 de junio, coincidiendo con un puente, el de San Juan, en muchas comunidades. Ese puede incrementar la abstención. Lo mismo ocurre con el cansancio que ya acarrean muchos votantes después de tantas llamadas a las urnas y de unas negociaciones tan largas como infructuosas.

Además, "votantes tradicionales del PP apostaron en diciembre por Ciudadanos como medida correctiva contra el partido de Mariano Rajoy", que estaba acuciado por la corrupción y los recortes. "Pero esos electores no perdonarán a los de Albert Rivera su pacto con el PSOE y es fácil que vuelvan a decantarse por los populares", apunta el doctor en sociología y director gerente de Feedback, Jordi Sauret.

Reconocer la corrupción

Así las cosas, el PP tiene la oportunidad de volver a ganar las elecciones y, esta vez sí, llegar a gobernar. Pero para las elecciones faltan dos meses y la situación puede variar. Sauret recuerda como el 11-M provocó un vuelvo electoral e hizo presidente a José Luis Rodríguez Zapatero cuando todas las encuestas daban como ganador a Rajoy.

Por eso, los expertos consultados recomiendan a los populares que no se salgan del carril y que centren la campaña en las cuestiones económicas, que son las que más rédito electoral les pueden reportar. También aconsejan a Rajoy que entone el mea culpa por la corrupción, que aparte a los imputados y sospechosos de su partido y que haga una apuesta clara por la transparencia.

El electorado de izquierdas, desmovilizado

La agenda mediática tendrá también mucho que decir en esta larga campaña que se avecina. En este momento, "el votante de Podemos está desmovilizado", apuntan los analistas. El 15M que llevó a tantos ciudadanos a acampar en plazas de toda España ha ido perdiendo fuelle. Pero podría recuperarlo si cuestiones como la pobreza, el desempleo, los desahucios o la situación de los refugiados vuelven a saltar a la palestra de los medios de comunicación.

Pese a esa desmovilización, los de Pablo Iglesias cuentan con una carta a su favor: el muy posible pacto con la IU de Alberto Garzón. Es un millón de votos lo que está en juego. Esos sufragios sólo le dieron a Garzón dos escaños el 20 de diciembre por aplicación de la ley electoral tan poco proporcional. Pero si ahora Iglesias y Garzón suman sus fuerzas pueden incluso superar al PSOE.

Temor al 'sorpasso' en el PSOE

Y es que Pedro Sánchez es quien sale peor posicionado en esta nueva carrera electoral. La situación del secretario general de los socialistas no era fácil. Es el político que más ha dado la cara durante los últimos cuatro meses, pero no ha logrado que fuera a gusto de todos.

Buena parte de su electorado quería que pactara con la izquierda, con los podemitas, y le reprocha su acuerdo con Ciudadanos, que es una de las causas que ha imposibilitado esa coalición de izquierdas. Pero "también hay votantes socialistas más conservadores que no hubieran visto con buenos ojos un pacto con Iglesias", señala Sauret.

Sánchez se ha visto atrapado en el centro de un Parlamento muy fragmentado y ahora tendrá que poner toda la carne en el asador de la nueva campaña, ya no para ganar, sino para evitar que los de Podemos le ganen terreno y se produzca un sorpasso en la bancada de la izquierda que deje al PSOE, hegemónico en ese ala hasta ahora, herido de muerte.      
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad