La administradora provisional única de RTVE, Rosa María Mateo, en la presentación de la nueva temporada de la cadena en Cataluña, el 9 de septiembre de 2020 | RTVE

TVE se lanza a la caza de TV3 con más catalán y la misma opacidad

stop

Trabajadores y sindicatos denuncian la falta de transparencia de RTVE sobre los contratos relativos a su reciente incremento de producción en Cataluña

Alessandro Solís

Economía Digital

La administradora provisional única de RTVE, Rosa María Mateo, en la presentación de la nueva temporada de la cadena en Cataluña, el 9 de septiembre de 2020 | RTVE

Barcelona, 11 de septiembre de 2020 (04:55 CET)

"La opacidad en esta casa es un problema histórico, endémico". Lo dicen fuentes sindicales de RTVE Cataluña, que sugieren que están tan normalizadas las sombras en el manejo de recursos y personal del ente público que los sectores críticos han amagado con tirar la toalla. Ponen la nueva programación de la cadena en Cataluña, con una fuerte apuesta por la producción local en catalán para erigirse como alternativa a TV3, como ejemplo: la transparencia sobre las inversiones y las externalizaciones no está ni se la espera.

Trabajadores de la casa, algunos de ellos también miembros sindicales, han transmitido a Economía Digital que la sensación que dejan los cambios de programación en Cataluña es agridulce. Por un lado, supone el cumplimiento parcial de una promesa que hizo hace dos años la administradora provisional única, Rosa María Mateo, de fortalecer el centro territorial de la comunidad autónoma. Pero por otra parte, refleja el incumplimiento del contenido de sus promesas relativo a la dotación de recursos en el mismo centro.

Es decir, la programación en catalán pasa a partir de este mes de 24 a 48 horas (el plan de Mateo es llegar a las 80 horas en 2021), pero según estas fuentes la inversión sigue siendo la misma, lo que lleva a la externalización de servicios y a la sobrecarga laboral del personal. Estos trabajadores, que en principio cuentan con el apoyo de los principales sindicatos, defienden que para afrontar el incremento de la producción es necesario contratar más personal y lamentan que la solución de la empresa sea externalizar.

También ha cargado contra la opacidad de la corporación la plataforma RTVE Sin Personal, contraria a las externalizaciones y crítica de que se recurra a productoras o empresas externas para desempeñar funciones que a su juicio se pueden suplir desde la propia plantilla. Este grupo ha asegurado que para incrementar la programación en catalán se ha acudido "masivamente" a la externalización "sin inversión en recursos propios" y sin informar de cómo participan las "productoras, empresas de servicio y colaboradores externos".

Este periódico contactó con la citada plataforma pero no fue posible obtener declaraciones suyas antes del cierre de este artículo. De igual forma, RTVE ha rehusado hacer comentarios al no tratarse de acusaciones provenientes de "un órgano de representación". Otras fuentes que no trabajan en Cataluña han señalado que el centro territorial de RTVE en la comunidad tiene casi el doble de trabajadores de los que debe, basándose en el acuerdo constitutivo de la corporación suscrito por los sindicatos en 2006.

Nueva programación, nuevas externalizaciones

Rosa María Mateo y el director de información y actualidad del grupo, Enric Hernández, participaron esta semana en la presentación de la nueva temporada de RTVE Cataluña y celebraron la apuesta por el catalán. La primera se mostró encantanda de que su idea de ampliar la programación en Cataluña "sea ahora una realidad", y el segundo agradeció el apoyo de Mateo en "esta apuesta complicada en estos momentos, sin presupuestos nuevos y en un momento complejo con la pandemia".

La temporada tendrá novedades en La 2 y Ràdio 4 como Cafè d'idees, un magacín matinal con Gemma Nierga; La Metro, un informativo presentado por Quim Barnola y centrado en el área metropolitana de Barcelona; En línia, un programa de entretenimiento conducido por Jèssica del Moral y enfocado en la "transformación social y digital"; el deportivo Desmarcats, con Albert FontObrim fil, de "debate social", presentado por Xavier Sardà; y el programa de humor 20vint, entre otros.

La empresa también ha anunciado que mantendrá al aire todos los programas de producción propia y fuentes conocedoras han explicado que la ratio de programas con recursos propios y externalizaciones sigue siendo similar a la de la temporada pasada. No obstante, denuncian que no se ha ofrecido aún información alguna sobre los nuevos contratos, y recuerdan la controversia reciente a cuenta de un cásting opaco para un programa en Cataluña que se anunció a nombre de TVE, aunque el ente se desmarcó.

Ese supuesto falso cásting se anunció en las redes sociales por parte de empresas externas y buscaba presentadores, no necesariamente periodistas, para un nuevo magacín de La 2 en catalán llamado En línea. RTVE asegura que no estaba implicado en esos anuncios y ordenó que se retiraran de la web. Trabajadores del centro catalán expresaron dudas en aquel entonces puesto que nadie estaba informado de esa nueva producción, que ahora ha sido confirmada y que será una colaboración con Grupo Lavinia.

La opacidad de toda la vida

Algunos sindicatos han transmitido a este medio que durante el último año la dirección de RTVE no les ha convocado a la llamada mesa de producción, que es donde suele informarse y negociarse respecto de los planes de la empresa a futuro. En estas negociaciones, blindadas por el convenio colectivo pero según las fuentes irrespetadas por la cúpula, se habla del balance entre externalizaciones y plantilla, y de las necesidades de contratación de las producciones que se pretenden llevar a cabo. 

"Se nos debería trasladar información sobre las inversiones, pero la empresa, si da datos, son a toro pasado. Y como mucho te facilitan la cifra global pero no el desglose", dice un trabajador que denuncia que cuando se reclama documentación semejante "la dirección se cierra en banda" y "al final no resuelven nada". "Así que ahora ya no solicitamos el detalle y solo pedimos información básica, y cuando las cosas empiezan a fallar reclamamos", ha añadido, aludiendo a la una opacidad sistémica en la corporación.

Varias de las personas consultadas para este artículo pusieron como ejemplo de esta supuesta opacidad impune la negativa de la cúpula a revelar los salarios de sus altos directivos, pese a el Tribunal Supremo le ha obligado a publicarlos en su portal de transparencia. Economía Digital explicó que los altos cargos del ente tienen complementos salariales de hasta 6.000 euros, después de que la propia Mateo admitiera en sede parlamentaria que desvelar estos pluses especiales generaría un cisma entre los directivos.

¿Podrían generar un cisma los contratos de RTVE para la nueva temporada en Cataluña? "Hay una cuestión política en la movilización de recursos a Barcelona y el desembarco de directivos catalanes en la corporación es evidencia de ello", asegura una fuente. Habla por ejemplo del citado Enric Hernández o de su mano derecha, el nuevo director de informativos Pep Vilar, que a su juicio responden a un plan puesto en marcha con la llegada de Mateo para favorecer la TVE catalana en aras de crear un contrapeso a TV3.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad