Aragonès convoca la sesión para constituir el Parlament el 12 de marzo

Pere Aragonès firma el decreto de convocatoria de la sesión constitutiva del Parlamento de Cataluña para el próximo viernes 12 de marzo a las 10.00 horas

El vicepresidente de la Generalitat en funciones de presidente, Pere Aragonès, durante la sesión de control al Govern en el Parlament. EFE/Quique García

El vicepresidente de la Generalitat en funciones de presidente, Pere Aragonès, durante la sesión de control al Govern en el Parlament. EFE/Quique García

El vicepresidente del Govern en funciones de president, Pere Aragonès, ha firmado este viernes el decreto de convocatoria de la sesión constitutiva del Parlamento de Cataluña salido de las elecciones del 14-F. El acto tendrá lugar el próximo viernes 12 de marzo a las 10.00 horas y, a partir de ese día, el pleno de investidura deberá celebrarse en los siguientes diez días hábiles. Es decir, como muy tarde el 26 de marzo.

De esta manera, Aragonès ha agotado el plazo máximo establecido por ley -la cámara catalana debe constituirse dentro de los 20 días hábiles posteriores a los comicios- para celebrar la primera sesión parlamentaria de la nueva legislatura. En ella se elegirá tanto a la persona que presidirá el Parlament como al resto de miembros de la Mesa.

Antes de que se produjera la firma, el president en funciones se ha puesto en contacto el presidente del Parlament, Roger Torrent y con el resto de líderes de las formaciones con representación parlamentaria a excepción de Vox, según han comunicado fuentes cercanas de la vicepresidencia a Efe. Así, Aragonès cumple con el pacto que firmaron la mayoría de los grupos, al margen de PP y Ciudadanos, de mantener aislado al partido de Santiago Abascal para “minimizar su impacto”.

En esta ocasión, el coronavirus alterará la forma común de proceder en este evento. Por primera vez la sesión constitutiva no se celebrará en el hemiciclo, sino que se trasladará al auditorio de la Cámara, en la planta baja, para garantizar las medidas sanitarias impuestas por el Procicat.

La incógnita de los independentistas: ¿La CUP o JxCAT para presidir el Parlament?

Pese a la falta de apoyos, el PSC ya anunció que postulará a Eva Granados para presidir el hemiciclo, mientras que los comunes apostarán por Joan Carles Gallego. Pero la gran incógnita es a quién propondrán las fuerzas independentistas -ERC, JxCat y la CUP- que todavía no han llegado a un acuerdo para determinar en manos de qué partido de la coalición recaerá la presidencia de esta cámara.

Si las negociaciones finalizan con éxito, el partido de Laura Borràs daba por hecho que tendrían la presidencia del Parlament. Sin embargo, ERC ha maniobrado en los últimos días para dejar a JxCat sin la presidencia de este órgano, tal y como informó Economía Digital.

Fue Carmen Forcadell, la expresidenta del Parlament que cumple condena por sedición, la que se apropió de una propuesta del PSC que sirvió a su partido, ERC, para plantear de forma indirecta que Junts per Catalunya se quedara sin la presidencia de la Mesa de la Cámara catalana: este puesto debería quedar en manos de una mujer de izquierdas.

La diputada de JxCat Laura Borràs. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo
La diputada de JxCat Laura Borràs. EFE/Enric Fontcuberta/Archivo

Este martes Sergi Sabrià, uno de los negociadores de los republicanos, apuntó al respecto que le “parecía bien” que fuera así. Y a Junts lo sitúa en el espacio del “centro liberal”, por lo que quedaría fuera de las opciones a pesar de que desde este partido se barajan los nombres de tres mujeres: Laura Borrás, si decide no asumir la vicepresidencia del Govern, Meritxell Budó y Gemma Geis. A esta lista habría que añadir también a Damià Calvet, que también podría seguir como conseller, informó Efe.

La CUP aprovecha su protagonismo en las negociaciones

La CUP ha presionado en las últimas semanas a ERC para tener más peso en el nuevo Govern. Sus nueve escaños son fundamentales para la suma de las fuerzas independentistas, por lo que ha aprovechado para exigir condiciones que van desde la expropiación de viviendas a los grandes tenedores hasta la disminución de poder de los Mossos d’Esquadra.

Los anticapitalistas también puso sobre la mesa su deseo de presidir la cámara catalana. “Pese a los recelos que puedan tener ERC y JxCat, hay que batallar para presidir el Parlament porque es donde pueden salir iniciativas de ruptura y nosotros no tenemos miedo de asumir las responsabilidades que se deriven”, transmitieron fuentes de los cupaires a ese periódico. Pero de momento no se ha llegado a un acuerdo sobre quien asumirá este puesto.