Ayuso esquiva el cuerpo a cuerpo con Iglesias y ningunea a Gabilondo

Diario de precampaña: El PP enfoca los discursos de Ayuso con ataques a Sánchez para difuminar al resto de candidatos y propuestas.

Isabel Díaz Ayuso esquiva el cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias. Su equipo de campaña asegura que el líder de Unidas Podemos “no es rival” a la vez que agradecen la subida en las encuestas. La presidenta regional es la más votada en los sondeos y fuentes del PP reconocen que la presentación de Iglesias como candidato “también ha ayudado”.

La madrileña cambió su lema de campaña tras la aparición del ex vicepresidente –comunismo o libertad– y de ello se sirve para confrontar con su verdadero adversario: Pedro Sánchez.

La estrategia del PP pasa por ningunear al candidato socialista, Ángel Gabilondo, y que las próximas elecciones del 4 de mayo sean en clave nacional. Ayuso no lo esconde diciendo frases como: “Va a ser una campaña entre el presidente del Gobierno y el Gobierno de la Comunidad de Madrid. El 4 de mayo nos vemos en las urnas”.

Además y según ha podido saber Economía Digital, gran parte de los discursos de campaña de la presidenta regional se elaboran mirando a Sánchez. De ahí que el PP esté recuperando los grandes temas como la política penitenciaria con el acercamiento de presos de ETA; la fiscalidad y “el afán confiscatorio del Gobierno”; la unidad de España criticando a su socio de Gobierno -Unidas Podemos- y la vacunación.

Precisamente, la vacunación centra actualmente el debate entre PSOE y PP, los dos partidos que gobiernan y, por ende, con capacidad de gestión sanitaria. Ayuso critica caliente motores en precampaña criticando que “algo tan delicado como la pandemia se esté utilizando como arma electoral”.

Su estrategia consiste en marcar los tiempos, la agenda y difuminar así al resto de partidos y candidatos que se presentan a estas elecciones. Y es que pese a no creerse el “CIS de Tezanos”, Ayuso también ha tomado nota de que el sondeo sostiene que el 74% de los ciudadanos tendrá “mucho o bastante en cuenta” la gestión de la crisis sanitaria a la hora de decidir su voto. De que se aparca momentáneamente el ‘comunismo o libertad’.

“Veo que el presidente va a estar en la campaña desde Moncloa, utilizando todos los medios públicos de todos, todo el tiempo que sea necesario. Va a ser una campaña entre el presidente del Gobierno y el Gobierno de la Comunidad de Madrid“, recalca Ayuso en sus discursos.

Iglesias busca el cuerpo a cuerpo con Ayuso

Tal es el ninguneo al que fuera vicepresidente segundo del Gobierno que el propio candidato de Podemos a la Comunidad propuso este jueves eliminar todas las ayudas a la tauromaquia y cerrar el Centro de Asuntos Taurinos de Madrid para enfrentar ambos programas.

El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias. Foto: EFE/Podemos

Horas antes, Ayuso daba “luz verde” para celebrar 18 festejos taurinos en municipios de menos de 8.000 habitantes. La regidora madrileña destacó que el mundo del toro es un “sector estratégico desde un punto de vista demográfico pero también medioambiental”.

Un modelo totalmente opuesto al que defiende Iglesias, quien asegura que a raíz del Gobierno de coalición, se ha creado “la primera Dirección General de Derechos de los Animales”. El líder de Podemos saca pecho asegurando que, de cara a las elecciones de 2019, su formación propuso celebrar un ‘referéndum’ sobre la prohibición de los toros. Propuesta que, recuerdan desde el PP, quedó en “agua de borrajas” porque no pasó del mero anuncio.

Pero más allá de anuncios y medidas simbólicas, los populares siguen fiando a Ayuso el ascenso de Pablo Casado a La Moncloa. “Saldrá derrotado Sánchez, no Gabilondo”, señalan a ED fuentes de la dirección nacional.

Moncloa entra en escena

Los populares se frotan las manos porque Moncloa ha captado el mensaje y también entiende que gran parte de la contienda será en clave nacional.

De este modo, Pedro Sánchez ha bajado estos días a la arena política para evitar el desgaste de Gabilondo antes de tiempo. Uno de los detalles más significativos ha sido el malestar en el PSOE-M con que Moncloa y el propio Iván Redondo dirijan buena parte de la campaña madrileña.

Fuentes socialistas explican que el adelanto electoral pilló con el pie cambiado al partido y algunos, incluso, reconocen que Gabilondo no es el candidato idóneo para medirse con Ayuso, ni encaja en los planes de renovación que ha puesto en marcha el propio Sánchez para ir modelando un partido a su medida.

De ahí que Gabilondo se centre estos días en convencer a esa bolsa de votantes indecisos que, según el CIS, votaban a Ciudadanos y quedaron huérfanos tras inmolarse en favor del PSOE con la moción de censura en Murcia.

El sondeo cifra en torno a un 30% esta bolsa de indecisos y algunas fuentes socialistas opinan que la estrategia estaría mal calculada “porque son muy pocos”. Los resultados hasta el momento son nulos y esto comienza a preocupar en Ferraz. “Tenemos que mover más la campaña, pero todavía queda mucho para adelantar acontecimientos”, señalan fuentes del partido.